DISCUSIÓN ABIERTA [Foro] Foros GRAFO-ANÁLISIS Sarmiento, Alberdi y la mala letra.

Etiquetado: 

Mostrando 1 respuesta al debate
  • Autor
    Entradas
    • Julio CavalliJulio Cavalli
      Participante
      Número de entradas: 113
      Leyendo a Carlos Páez de la Torre, en un artículo escrito para la Gaceta de Tucumán, el autor saca a la luz la pelea entre Domingo Faustino Sarmiento (San Juan, 15 /2/ 1811- Paraguay, 11 /9/1888) y Juan Bautista Alberdi (Tucumán, 29 /8/ 1810 – Francia, 19 /6/ 1884).
       
      Es en sí, el duelo entre la “Civilización y Barbarie” de Sarmiento y el “Gobernar es poblar” de Alberdi.
       
      No entraremos en discutir si adherimos o no a estas ideologías. Sabemos que el “Facundo o Civilización y Barbarie” de Sarmiento (indispensable en la lectura de todo argentino) fue elogiado hasta el hartazgo pero también denigrado hasta el infierno. Borges sentenció: “Diré que si lo hubiéramos canonizado como nuestro libro ejemplar, otra sería nuestra historia y mejor”. En cambio Arturo Jauretche lo pone como Zoncera Nro. 1 en su “Manual de zonceras argentinas” , describiendo la dicotomía de la obra como la zoncera progenitora de todo el resto.
       
      Para Arturo Jauretche, las zonceras reemplazan al razonamiento por consignas repetidas incesantemente desde los multimedios de la comunicación hasta convertirlas en lugares comunes del pensamiento social. Mareados por el bombardeo mediático, los argentinos perdemos noción de la posición que ocupamos en la sociedad y, por consiguiente, de cuáles son nuestros intereses. Repetimos con un dejo de suficiencia ciertas frases que escuchamos en boca de alguien, sin percatarnos que el mensaje que se desprende de ellas va en contra, muy posiblemente, de nuestra esencia nacional.
       
      Alberdi tampoco escapó a las críticas positivas y negativas de sus “Bases” (otro libro fundamental en la lectura de todo argentino). El Gobernar es Poblar”, proponía un trasplante poblacional que reemplazara a la población nativa por la extranjera que sería más civilizada. Fue la zoncera Nro. 11 de Jauretche.
       
      El libro de Alberdi, es una obra clásica en la historia institucional sudamericana, que tuvo, con respecto al desarrollo constitucional argentino, una significación semejante a la de “El Federalista” en los Estados Unidos. El autor la escribió expatriado en Chile, al tener noticia de la caída de Rosas en Monte Caseros, cuando pensó que había llegado la hora de organizar definitivamente su país. Se propuso entonces suministrar a los miembros de un Congreso Constituyente un cuerpo de doctrina constitucional adecuada a la historia del pueblo argentino y a las circunstancias actuales en que éste se hallaba, como asimismo adaptada a las condiciones del territorio nacional.
       
      II
      Sabemos que para todo aquel que no es grafólogo o perito calígrafo leer un original de Alberdi es bastante engorroso.
       
      Escribe Páez de la Torre en una columna de la edición del 14-8-2012 del Diario “La Gaceta de Tucumán”:
       
      “Descifrar cualquier página manuscrita de Juan Bautista Alberdi es tarea de expertos. Su pésima letra resulta ilegible para los no iniciados, esto irritaba a Domingo Faustino Sarmiento. Cuando polemizaron ferozmente en 1852 (el tucumano con "Cartas quillotanas" y el sanjuanino con "Las ciento y una") Sarmiento usó la mala letra como argumento para denigrar a Alberdi. La execró al polemizar.
       
      “Hablaba del "ultraje" de "una letra infernal, ininteligible, muestra de la educación primaria del que así escribe y testigo indeleble de los azotes y puntapiés que llevó en vano en la escuela este carácter disipado, díscolo, incapaz de atención sostenida, de trabajo asiduo".
       
      “Agregaba que "el egoísmo y la mala crianza suelen tener por espejo una letra ininteligible. ¡Qué le importan al que la escribe los disgustos, los martirios que va a sufrir el infeliz que tenga que pasar horas en descifrar palabras que ocultan el pensamiento, en letras que disfrazan las palabras mismas!".
       
      Sarmiento es un escritor fatalmente romántico que apuesta al peso de su escritura como arma de combate. Esta tensión que genera la escritura sarmientina entre el saber enmarcado en las leyes y un lugar que se construye desde un orden diferente llega a su punto más álgido con la célebre polémica que el sanjuanino sostiene con Juan Bautista Alberdi. En esa lucha agónica entre la letra legalizada y la escritura bárbara se genera una zona de atracción. Sarmiento provoca, Alberdi toma el guante e intenta llevarlo a su territorio. Sin embargo, Sarmiento lo obliga a salir del vallado legal y argumentar utilizando estrategias que la retórica no permitía y el propio Alberdi rechazaba. La relectura de la polémica ideológica entre Alberdi y Sarmiento, que tiene como episodio central, aunque no exclusivo, el cruce discursivo entre “Las Ciento y una” del sanjuanino Sarmiento y las “Cartas quillotanas” del tucumano Alberdi ofrece la oportunidad de revisar críticamente uno de los duelos intelectuales más intensos y prolongados de nuestra historia intelectual.
       
      Escribe Alberdi:
       
      ''Mi libro de las Bases y puntos de partida para la organización política argentina es una obra de acción que, aunque pensada con reposo, fue escrita velozmente para alcanzar al tiempo en su carrera y aprovechar de su colaboración. Sembrad fuera de la estación oportuna y no veréis nacer el trigo. Hay siempre una hora dada en que la palabra humana se hace carne. Cuando ha sonado esa hora, el que propone la palabra, orador o escritor, hace la ley. La ley no es suya en ese caso; es la obra de las cosas. Pero ésa es la ley duradera, porque es la verdadera ley''.
       
      Veamos la grafía que tanto disgustaba a Sarmiento:
       
       

      Sabemos que la rapidez es la celeridad de la onda gráfica en la ejecución de todo elemento esencial o accidental de un escrito. En general la regla es “a mayor rapidez, mayor independencia de la Forma”. Lógicamente que la gestalt de todo escrito será nuestra primera validación.
       
      Honroth decía que todo movimiento expresivo tiene una medida que es igual dinámicamente al impulso que la originó. Es decir hay una acción devenida en esfuerzo, una extensión devenida en realización y un tiempo devenido en duración.
       
      Todo Movimiento se organiza en el Espacio y se edifica en la Forma, señalaba Heiss. El Movimiento es el generador del Trazo; es el creador de toda morfología. No hay Forma sin Movimiento. “Espíritu y Materia” diría el querido y recordado Jaime Tutusaus.
       
      El predominio del Movimiento sobre el Espacio y la Forma es la representación de un comportamiento expresivo, es la exteriorización de las potencias vitales y mentales auto-creadoras., la liberación de la libido, las motivaciones más profundas, los estados de ánimos, el temperamento de un sujeto. Suzanne Bresard, la exquisita grafóloga francesa, diría “la expresión biológica y profunda del Yo”.
       
      Todo movimiento escritural conquista o libera Espacio dando como resultado la imagen final de la Forma.
       
      En el grafismo de Juan Bautista Alberdi nos encontramos con una escritura ligada (6/7 letras) a hiperligada (99%). Su escritura es una conducta de defensa, una compulsión defensiva frente a la ansiedad.
       
      Irrumpe practicidad, realismo, adaptación, socialización, una noción previa del todo. Pero, también, un avasallamiento del otro, insuficiencia de intuición y mucha intolerancia hacia las ideas ajenas.
       
      Todo en Alberdi es predominio de Movimiento sobre Forma y Espacio. Su letra (a pesar de la mirada de Sarmiento) es vital, dinámica, vivaz, con excelente tensión y puentes aéreos extraordinarios. Hay progresión, curvas y ángulos. Una inteligencia brillante, una salud frágil y una sensibilidad exquisita. Opuestamente al prócer sanjuanino, Alberdi no se detenía en el qué dirán…
      Toda su escritura es un libro abierto a su inconsciente. Sus rasgos involuntarios emergen como agua cristalina.
       
      Un grafismo totalmente opuesto a Domingo Faustino Sarmiento. Por ende un estructura de personalidad igualmente diferente al prócer sanjuanino.
      Veámoslo:
       

      A solicitud de médico legista argentino Dr. Nerio Rojas, quien estaba escribiendo una obra sobre la personalidad del prócer argentino Domingo Faustino Sarmiento, Curt Honroth realiza, a mediados del siglo pasado, un sencillo pero profundo y objetivo análisis grafoemocional del mismo empezando por señalar los indicadores escriturales de Sarmiento: “Escritura dinámica, arrítmica, angulosa, de aspecto agresivo y belicoso. Orientación caligráfica intermitentemente lograda. Trazo firme. Simplificaciones. Presión dominante, aisladamente esporádica. Marcado grado de conexión con imágenes de ligaduras individuales. Cegamiento del plano superior. Irregularidad unilateral. Existen ángulos aguirnaldados. Oscilación de anchura y fluctuación de tamaño. Signos complementarios y finales de palabras prolongados y po-dados. Ausencia de guirnaldas puras. De acuerdo al criterio de la interpretación actual no se trata precisamente de la escritura de un intelectual especulativo puro, por ser sólida, sin mayor fluidez y forzada en su aspecto global…”
       
      En la interpretación simbólica del grafismo de Sarmiento, Honroth, señala:
       
      “Observamos en esta expresión grafoescritural o "paso escriturar”, el andar firme y decidido de un hombre que se dirige resueltamente sobre un acre recientemente arado, tropezando a cada instante con obstáculos, que sin rodeo, trata de aplastar, para lograr el objetivo”.
       
      Y en relación a su firma, expresa:
       
      “La firma y la proporción adecuada entre letras mayúsculas y minúsculas revela que este hombre, luchador incansable, sin igual, no ha abandonado su posición del sencillo Sarmiento, despojado de autoestimación plusvalorGraante, que no se ha podido hallar en ninguna de las muestras grafo-escriturales estudiadas”.
       
      III Referencias:
       
       

      JULIO CAVALLI
      Psicólogo | Pedagogo | Profesor | Director SP
      Buenos Aires | Argentina
      -
      @https://juliocavalli.com/
      @jfku.academia.edu/JulioCavalli
      @facebook.com/portal.grafologico
      -
      LIBRO ESTRELLA:
      https://www.sencillezyorden.es/libros-estrella/la-grafologia-como-disciplina-autonoma/
      -
      ---
      @sencillezyorden.es/users/julio-caballi/favorites

    • Dominga de LeónDominga+de+León
      Invitado
      Número de entradas: 559

      “¡Gracias!”   Qué buena información, faltan los ejemplos de las letras.  Las imágenes, aparecen  claras  para quienes sumamos montaña de años.

      Los jóvenes seguramente tengan dificultad para visualizar estás figuras de nuestra historia.

      “¡Lindo trabajo de Honroth y la  importancia de está ciencia humanista, que nos revela las fuerzas polarizadas  en nosotros que mantienen encendida la dinámica de la vida.

Mostrando 1 respuesta al debate
Respuesta a: Sarmiento, Alberdi y la mala letra.

You can use BBCodes to format your content.
Your account can't use Advanced BBCodes, they will be stripped before saving.

Tu información: