DISCUSIÓN ABIERTA [Foro] Foros GRAFO-ANÁLISIS Hablamos de impotencia, no de depresión

Etiquetado: 

Mostrando 2 respuestas a los debates
  • Autor
    Entradas
    • Julio CavalliJulio Cavalli
      Participante
      Número de entradas: 113
      Las tragedias vividas en Francia, en Siria y en tantos otros lugares donde hombres y mujeres fallecen cumpliendo con un servicio humanitario, me recordó el poema escrito por Lawrence Binyon (1869-1943) en el inicio de la Primera Guerra Mundial y conocido internacionalmente como “Himno de la Memoria” ("Ode of Remembrance"). Binyon se alineó a las fuerzas británicas como voluntario de la Cruz Roja al declararse la primera guerra mundial y escribió sus poemas en medio de la tragedia y el dolor. En su bello For The Fallen” (“Por los caídos”) el autor rinde homenaje a los muertos en el frente.
       

      Desde el punto de vista grafológico es interesante señalar que Binyon era, por esencia, poeta. Su sensibilidad, su fuerte humanismo, chochaba enormemente con la vivencia de la guerra. Máxime como voluntario en el espacio que la Cruz Roja tenía en zonas liberadas. Hablo de sensibilidad, no de debilidad. Hablo de pasión, no de fragilidad. Hablo de dinamismo, no de depresión. En el grafismo de Binyon que posteo, pueden ver como la gestalt del escrito se ve alterada por una “cola de zorro” clara, nítida, plena, expresiva.
       

       
      El texto dice: "They shall grow not old, as we that are left grow old: Age shall not weary them, nor the years condemn. At the going down of the sun and in the morning we will remember them" Recordemos que el descubridor del gesto tipo llamado “Queue de renard” fue el grafólogo francés André Lecerf, discípulo de Crépieux-Jamin. El fatalismo (Xandró), el desaliento, el cansancio (Paulo de Camargo), la autocrítica (Saudek), la sobrecarga de energía (Streletski) … emergen como un “rabo”, una “cola” donde una o varias palabras caen estrepitosamente en el final derecho de la línea del renglón de una escritura inclinada, imbricada y descendente. Es uno de los indicadores que más "desorganizan" la escritura ya que afecta a la armonía del escrito: pierde, generalmente, legibilidad (Lilia Martínez), el orden se altera y la dirección se vuelve patológica. Asimismo, la continuidad y la velocidad son las más afectadas. Muchos grafólogos la han asociado con la depresión. No comparto totalmente esta mirada (en otros post ya lo hemos comentado) ya que la caída es abrupta. Es un choque con el mundo exterior. Hay fuerza, no depresión. Hay lucha, no abulia. Hay ansiedad, no calma. Por extensión: hay impulsividad, incertidumbre, carencia de límites, angustia y preocupación. La depresión integra otro síndrome donde la línea de base descendente siempre acompaña.
       
      Hay tanta energía en la “queue de renard” que la persona avanza deliberadamente sin volver la vista atrás. Sabe que si lo hace se convierte en estatua de sal. Por supuesto que no llega al podio, lamentablemente. Por el contario, cae. Y por ende exterioriza su desanimo, producto de esa misma derrota. Sumemos a esto que la "cola de zorro" participa de una imbricación descendente: empieza por encima del nivel de la línea base de la escritura y desciende hasta tocarla. La hermenéutica estandarizada concuerda con las interpretaciones análogas a las de la cola de zorro: espíritu de lucha ante la adversidad. Bimyon, ante tanto horror, desespera; quizás buscaba ir más allá de sus fuerzas (el margen se rebasa) y lo que tendría que ser una conquista (mantener la dirección) deviene en una caída escabrosa donde la impotencia, la frustración y la desmoralización hacen su aparición. Un depresivo no vive estas manifestaciones escriturales. No participa de esta signología. Por supuesto que si bien “la cola de zorro” no señala molecularmente un estado depresivo, esto no excluye que un estado depresivo integre a su síndrome, la cola de zorro.  
       

      JULIO CAVALLI
      Psicólogo | Pedagogo | Profesor | Director SP
      Buenos Aires | Argentina
      -
      @https://juliocavalli.com/
      @jfku.academia.edu/JulioCavalli
      @facebook.com/portal.grafologico
      -
      LIBRO ESTRELLA:
      https://www.sencillezyorden.es/libros-estrella/la-grafologia-como-disciplina-autonoma/
      -
      ---
      @sencillezyorden.es/users/julio-caballi/favorites

    • Dominga de LeónDominga de León
      Participante
      Número de entradas: 45
      ¿Como trabajar tanto dolor? La 1ª guerra mundial fue una lucha cuerpo a cuerpo, era trinchera contra trinchera, una verdadera carnicería. Cuanta insensibilidad. En 1916 Jung ya decía: que somos tan insensibles que nos dañamos a nosotros mismos. Que hacer para que los Hombres de Hierro sigan alimentando el deseo de enfrentarnos. Cuando hay sensibilidad se mezcla ante todo, como concebir aberrante crueldad. Las caídas finales seguramente dicen de depresíon ante el horror inconcebible.

      DOMINGA DE LEÓN
      Terapeuta | Argentina | Socia Nº493
      Colegio de Graduados en Grafología de la Argentina

      @sencillezyorden.es/users/dominga-de-leon/favorites

    • Juan AllendeJuan Allende
      Moderador
      Número de entradas: 314
      Buenas noches a todos –  Hola Julio 
      Te lei hace poco pero hasta hoy no saqué tiempo. Curiosamente ayer lunes di esto en clase
       
      Comienzo por la terminologia : en algunos paises grafológicamente no les llaman Rabos de zorro. Creo recordar que en Italia les dan un nombre que NECESARIAMENTE implica que esos finales de renglón caen.
       
      Pero yo prefiero el nobre que has utilizado tu porque aunque es cierto que casi siempre tuercen hacia abajo no NECESARIAMENTE.
       
      Y en la naturaleza un rabo de zorro puede estar hacia arriba
       
      Es por ello que no siempre es un indicio depresivo, y en eso coincido contigo.
       
      Estos escribientes en lo que hacen , van con todo No toleran que les interrumpas cuando hablan. Ellos han de terminar por narices lo que te quieren decir!!
       
      Pero ellos sí se permiten interrumpirte a ti.
       
      Una cosa me resulta evidente desde hace tiempo : las circunstancias del medio, el otro , y diríamos que la gestalt global (dentro de la que siempre están los otros) les tienen sin cuidado. No les interesa más que ellos mismos y la finalización , un tanto brutal, de lo que desean hacer o decir.
       
      Esto es, son incapaces de variar de comportamiento al compás de lo que se encuentran en el medio Su comportamiento (surgido de una actitud o predisposición personal) opera como una locomotora loca. Les da lo mismo lo que se encuentren por el camino : lo arrollan (me da igual que hacia arriba o hacia abajo) Han venido a decir su palabra y lo harán sin relación ninguna a veces con las circunstancias.
       
      En una sintesis sobre el significado de los márgenes que presenté en Bruselas hace unos 15 años
      sinteticé los rabos de zorro como LO HARÉ PESE A QUIEN PESE
       
      Abrazos
      Como ahora si dispongo de algo de tiempo y he visto hacia atrás intervenciones en foros de las que no me habia percatado no extrañe si aparezco de pronto comentando sobre alguno de fecha incluso bastante pasada.
       
      Mas abrazos
       

      JUAN LUIS ALLENDE DEL CAMPO
      Maestro | Lic. Derecho | Grafólogo | Grafopatólogo | Escritor | Redactor | Científico | Investigador | Presidente | Director | Congresista | Miembro de honor

      @asociaciongrafopsicologica.com
      @sencillezyorden.es/revistas/revista-gramma
      @sencillezyorden.es/users/juan-allende/favorites

      LIBROS ESTRELLA:
      @sencillezyorden.es/libros-estrella/grafologia-agresividad-y-autoestima
      @sencillezyorden.es/libros-estrella/grafopatologia-cerebral-y-organica
      @...Espacio Movimiento y

      • Esta respuesta fue modificada hace 4 años por Juan AllendeJuan Allende.
Mostrando 2 respuestas a los debates
Respuesta a: Hablamos de impotencia, no de depresión

You can use BBCodes to format your content.
Your account can't use Advanced BBCodes, they will be stripped before saving.

Tu información: