DISCUSIÓN ABIERTA [Foro] Foros NOTAS DE PRENSA Enfermedad de la prisa o “Hurry Sickness”

Etiquetado: 

Mostrando 4 respuestas a los debates
  • Autor
    Entradas
    • PsicoActivaPsicoActiva
      Participante
      Número de entradas: 90

      “Nadie está tan ocupado como para no encontrar tiempo para contarle a todo el mundo lo ocupado que está” — Robert Lemke.

      Los cardiólogos Meyer Friedman y Ray Rosenman acuñaron el término “Hurry Sickness”, o “enfermedad de la prisa” en español, después de notar que muchos de sus pacientes sufrían de un sentimiento de urgencia todo el tiempo. Si bien no está catalogado como una enfermedad independiente todavía, la definieron como “un patrón de comportamiento caracterizado por una lucha continua y un intento incesante de lograr hacer más y más cosas en cada vez menos tiempo”. En resumen, es la mezcla de ansiedad, estrés y sentimientos continuos de urgencia que forman un ciclo vicioso adictivo.

      Si te digo que comer el almuerzo en el escritorio y al mismo tiempo revisar el correo electrónico o hablar por teléfono es uno de los síntomas, lo normal es suponer que hablo de una enfermedad propia de altos ejecutivos o algo por el estilo, pero realmente no se requiere ser una persona ocupada. Cuando desarrollas la enfermedad de la prisa, te vuelves una persona ocupada precisamente porque actúas así, como si lo fueras.

      Se hace un comportamiento por defecto hacer siempre otra cosa mientras. Incluso al mismo tiempo que te cepillas los dientes o lees, quieres hacer otra cosa más a la vez. Cuando el microondas calienta durante 30 segundos, sientes la necesidad de buscar otra cosa que hacer mientras esperas. Mientras esperas 30 ridículos segundos, sí. Sólo esperar no es productivo y los afectados no saben simplemente no hacer nada. Las personas con enfermedad de la prisa piensan rápido, hablan rápido, actúan rápido y buscan qué hacer aún más rápido.

      Una señal segura de que eres un afectado es “pulsar repetidamente el botón de cambiar a verde en un semáforo“, dice Richard Jolly, profesor en London Business School y coach ejecutivo. “La mitad del tiempo, esos botones no están ni siquiera conectados a nada, excepto tal vez una bombilla —son lo que se llama placebos mecánicos—. Pero incluso si funcionaran, ¿cuánto tiempo ahorrarías? ¿Cinco segundos?”.

      En primera instancia, podría parecer que no es un problema disfrutar con estar ocupado, sin embargo, aunque las ocupaciones sean autoimpuestas e incluso a veces poco importantes, el sujeto siente el mismo estrés que sentiría con obligaciones reales. Su mente permanece bloqueada en un estado de sobre-estimulación, que le produce cansancio, ansiedad y tendencia a la irritabilidad, que lo vuelve incapaz de relajarse. Eventualmente, la enfermedad de la prisa realmente puede hacer que el sujeto se enferme como alguien con estrés del común, ya que igualmente aumenta la producción del cuerpo de cortisol, que suprime el sistema inmunológico y se ha relacionado con enfermedades del corazón.

      Para evitar el mal de prisa, lo primero es ser firme al momento de decidir qué tareas asumir y a cuáles decir que no. Priorizar, evitar la sensación multitarea, aprender a retrasar los impulsos de trabajar cuando no debes y sobre todo, aprender a no hacer nada de vez en cuando. Parecen estrategias ridículamente simples, pero funcionan para disfrutar aquello llamado tiempo libre y de los demás.

      PsicoActiva | Mujer Hoy
      @psicoactiva.com

      @radiosapiens.es/category/psicologia-y-bienestar-emocional
      @sencillezyorden.es/usuarios/marta-gueri/favoritos/

      LIBRO ESTRELLA:
      @sencillezyorden.es/libros-estrella/el-gran-libro-de-la-grafologia

    • susana cubasSusana Cubas
      Invitado
      Número de entradas: 511

      El problema es cuando se cronifica ese hábito molesto. Un mal hábito que termina en enfermedad. Es una patología que tiene tratamiento terapéutico. Como dice Robert Lemke “nadie está tan ocupado como para no contar a todo el mundo que está muy ocupado” Ahí ya está transcurriendo el tiempo – Sincronizar la ilusión con la situación real. Susan

    • Juan AllendeJuan Allende
      Moderador
      Número de entradas: 313

      Hola Psicoactiva y Susan

      Buenas tardes a todos

      Que placer encontrarnos de nuevo!

      Os envío sobre la marcha un breve mío a modo de anexo de una de mis obras aun sin publicar que referencia un poco al tema de la prisa.

      Lo suelo aportar en mis clases de Patología.

      Conforme vayáis manifestándoos intentaré seguiros y colaboraré en la medida que pueda.

      Un fuerte abrazo!.

      ANEXO II LAS FUGAS DE LA REALIDAD – PERSONALIDADES Y TRASTORNOS

      Realmente no hay tales. La persona de la que se afirma que se fuga de la realidad, lo que hace en verdad es construirse una realidad diferente (fáctica o imaginaria)

      Según el principio de de Lewin solo los hechos concretos, es decir los que realmente existen en el espacio vital, están en condiciones de producir efectos. Creemos que entonces han de considerarse así también las ideas y creencias por muy erradas que resulten PORQUE PRODUCEN EFECTOS. Pero no entraré ahora en las fugas de la realidad hacia fantasías imaginativas sustitutorias sino a otras dos muy frecuentes : la fusión o dispersión en la muchedumbre y el fenómeno de la prisa (Pittaluga 142).

      Una persona es un complejo sistema de energías que se vincula al medio en función de conductas. Toda conducta tiene un objetivo, es intencionada, es una modificación que se realiza en dirección a un fin y es esto lo que hace que la conducta tenga una organización, una unidad (Tolman). Una personalidad sería un cúmulo de entradas y salidas de energía en conductas diversas pero específicas y concretas que actúan en dirección de metas que tienen sentido (un sentido personal)

      Sobre la personalidad no cabe una observación directa: se deriva, por inducción, de nuestra manera de comportarnos y se manifiesta en casi todos los lugares en que las situaciones despiertan a nuestra donación de significados

      El todo de lo psíquico, de “lo espiritu”, de lo personalísimo, se traduce en intencionalidad > lo único que permite considerar la existencia de la personalidad como entidad activa que persiste a través del tiempo, es la consistencia que adquiere en la conducta manifiesta de los individuos:

      -La repetición de respuestas semejantes a estímulos semejantes, en aquellos casos en que la respuesta es compleja y no instintiva, tiene como única explicación que existe una experiencia organizada que se perpetúa (y lo hace en función de objetivos específicos – no existen las metas abstractas)
      -Las mismas estructuras perceptivas implican un sentido > hay intención (una intención que viene desde atrás) en lo percibido = no solo percibimos por algo. Percibimos PARA ALGO La relación con los objetos, con cada objeto, es intencional.
      Podríamos muy grosso modo definir al yo como > una estructura dinámica intencional.

      La prisa (de nuestros días) y los fenómenos de inmersión en la muchedumbre son así fugas yoicas de la “personalidad de objetivos” (quiero acuñar este término)

      1º la personalidad no es una suma de nada, ni si quiera de actos con, o sin, los otros. Es una construcción personal con un objetivo: es la unicidad de la meta la que a menudo vertebra la de la personalidad.

      2º La personalidad se dibuja y se consolida en la soledad, cuando la conciencia trabaja por su cuenta (aunque a esa soledad llevemos in mente lo que somos con los otros).

      3º No solo el pensamiento abstracto sino la obra se maduran en la soledad. La premeditación de la obra-larga preparación del espíritu para llevarla a cabo- puede ser el resorte mas poderoso para la formación de la personalidad (Obvio que hablo no de la personalidad en sentido social, sino en el sentido de su formación íntima) La personalidad se adquiere en función de la obra

      Pues bien : las dos fugas de la realidad a que alude Pittaluga- al cual sigo en parte en esta exposición- evitan y/o eluden ese trabajo interior, ese pararse a pensar y elaborar una finalidad propia personal en el mundo. Se “extravierten”, se escapan hacia fuera de si….refugiándose

      -creen-en la masa (y no me refiero solo a las multitudes sino a los sujetos “persona” cuya vida transcurre sin mas meta personal que la de “confundirse con el paisaje”)

      -o en la prisa : masa activa de actos sucesivos e incesantes que no permiten tiempo para la intimidad yoica

      Los primeros podrían integrarse dentro del tipo de inhibición que Boutonnier denomina El enemigo del tiempo, uno de cuyos estilos es el que se lamenta de la rapidez con que pasa y parece ir corriendo siempre tras de él (siempre retrasado y sin tiempo para hacer nada). En él la imposibilidad de reglamentar su actividad de acuerdo al ritmo de sus obligaciones, señala una inhibición. O una fuga del yo, que lo es al escapar al enfoque sereno del problema (por ej Nunca crei en la prisa por la que la pariente de una bulímica, en teoría muy preocupada por su sobrina, me huyó a los 2 minutos de una cita concertada)

      Pasando a las muchedumbres se suele diferenciar (F Gregoire)
      la “muchedumbre de conjunto” (agrupamiento casual : una masa de gente sorprende a un violador in fraganti y le lincha por ej) y
      la “muchedumbre de sobre agregados” (agrupamiento reflexivo en torno a una idea común; los fenómenos de masa protagonizados en Febrero del 2011 en los pueblos musulmanes a partir de intenciones protestatarias en masa organizadas por Internet por ej)
      En ambas el individuo se “funde” y se “pierde” en, y con, el grupo. Logra cosas que serian individualmente imposibles, pero al tiempo “sacrifica” o “pierde” los limites incluso a nivel de organismo.

      En los fenómenos de “muchedumbre en marcha” se producen manifestaciones casi fisiológicas, eco directo de las que el participante experimenta fisicamente como disminución, si no aniquilación, de su individualidad orgánica (lo hice porque me sentí arrebatado por….) Esta novedad en cierta manera le es transcendente al individuo que, al tiempo que se funde en (y con) ella, se fuga de si mismo*

      • En el mundo animal se observan manifestaciones parecidas momentáneas con fines defensivos : por ej determinados tipos de peces se arremolinan en grandes y densas masas cuando sienten el peligro de ser atacados. El paso migratorio de grandes ríos africanos por masas de ungulados (ñúes, cebras etc) realizado al tiempo permite que, a costa de muy pocas bajas ante los cocodrilos, la mayoría realice la travesía saliendo inmune, cosa imposible si no lo realizasen de manera masiva.

      Añado un tercer tipo de fuga en que el yo se enmascara en la broma, la chanza, el estar siempre alegre, de acá para allá, con unos y otros, pero contactando con ellos con, y solo con, la máscara de la futilidad.

      Transcribo ahora lo que sobre este tercer tipo de fuga señala J des Vignes Rouges

      EL ALEGRE TOTAL (La máscara SIVA) (Psicología de las máscaras.- Allende.- Sin publicar)

      <> V Frankl

      Esta tercera forma de fuga es la ALEGRIA…cuando se plantea como forma de evitación de lo importante en los contactos humanos

      El alegre continuo bromea de seguido y está gozoso.

      1º Habla demasiado. Experimenta la necesidad de decirle a alguien su contento: eso aumenta su alegría
      Además
      2º si dejase de hablar se podría poner a pensar; pero más vale ser ligero, despreocupado, obedecer inconscientemente a los impulsos
      3.- no actúa más que piensa, es capaz de cierta agitación para gastar energías pero no se le pida un esfuerzo continuado Contento con lo que tiene ¿para qué encarnizarse en el trabajo?
      4.- tampoco almacena mucho saber. De sus males y fracasos no saca lección alguna
      5.- suele ser hombre bien visto y en todas partes se le acoge con simpatía
      6.- Es a menudo un ocioso guiado por el egoísmo: la alegría es un disfraz, muy cómodo, pero no puede evitar momentos malos que se acallan
      7.- su temperamento vagabundo necesita ser cosquilleado por nuevas impresiones. Pero
      8.- no se cuente con su perseverancia, no le amenaza la idea fija
      9.- su vanidad está bastante despierta pero se satisface con poco
      10.-Sobre estima sus méritos y niega obstinadamente sus defectos
      11.-Ve la vida color de rosa, todo le interesa y le encanta, imagina de buena gana que conquistará fácilmente el universo. No es fanático servidor de un ideal ni deseoso de concentrar su mente
      12.-Le gusta que se le aborde con la sonrisa en los labios y se apruebe su modo de ser
      13.-Es un sibarita siempre temeroso que sus pétalos de rosa se marchiten
      14.-Nunca se le recuerde las promesas que no cumplió
      15.-En una discusión nunca es corto de réplica, pero inventa con facilidad juegos de palabras que convierten la respuesta en una bufonada escapista que no resuelve el tema pero lo burla

      Obviamente- redondeando yo el tema- es raro que esto, esta actitud más o menos generalizada de intranscendentalizar el todo, sea completa, absoluta; lo normal es que se haga pero no absolutamente en todas las áreas. No obstante en aquellos aspectos a los que solo se les permite el acceso al yo dentro de este camino de la chistosidad…debemos percatarnos que serán siempre campos yermos de la personalidad…de que la broma a ultranza es un poderosísimo antibiótico…de que el humor, si nada hay debajo, aboca a la nada.

      Y para terminar reitero: no son fugas de la realidad….sino construcciones erradas.
      El dinamismo en la prisa y en los fenómenos de inmersión en masas se desbarata, en la vida como broma alegre se pierde.

      PERSONALIDADES Y TRASTORNOS

      JUAN LUIS ALLENDE DEL CAMPO
      Maestro | Lic. Derecho | Grafólogo | Grafopatólogo | Escritor | Redactor | Científico | Investigador | Presidente | Director | Congresista | Miembro de honor

      @asociaciongrafopsicologica.com
      @sencillezyorden.es/revistas/revista-gramma
      @sencillezyorden.es/users/juan-allende/favorites

      LIBROS ESTRELLA:
      @sencillezyorden.es/libros-estrella/grafologia-agresividad-y-autoestima
      @sencillezyorden.es/libros-estrella/grafopatologia-cerebral-y-organica
      @...Espacio Movimiento y

    • Jaime SantillanaJaime Santillana
      Invitado
      Número de entradas: 511

      Es un tema amplio. Efecto compulsivo intencionado en un principio pero se convierte en forma de vida.   ¿Qué siente el entorno más cercano por estas descargas rápidas de salida? y, ¡hasta luego Lucas! jaj. Estoy de acuerdo que tiene que ver con mal hábito y de paso mal gusto para el receptor. Atropellan y arrasan por dónde pasan. Conozco a compañeros así,  pero no había caído que puede convertirse en algo enfermizo. Es bueno reflexionar cuando se trata de ciertas conductas tóxicas. Como siempre, gran debate. Salud2. Jaime

    • Josefina MPJosefina Motis Purroy
      Invitado
      Número de entradas: 511

      Hay un tipo de personalidad que cuando empieza una cosa , ya piensa en tenerla terminada, hace varias cosas a la vez , y le dan ataques de ansiedad en las situaciones de espera.  Es temperamental, ellos no eligen esta sentimiento de angustia en la espera, estan fastidiados con él.

      También hay temperamentos que viven el momento  muy prolongado, que son muy lentos, y con buena inteligencia , hacen menos cosas de las que podrían.

      Como en todo, lo equilibrado debe ser un término medio.

       

       

       

Mostrando 4 respuestas a los debates
Respuesta a: Enfermedad de la prisa o “Hurry Sickness”

You can use BBCodes to format your content.
Your account can't use Advanced BBCodes, they will be stripped before saving.

Tu información: