DISCUSIÓN ABIERTA [Foro] Foros NOTAS DE PRENSA Discriminación por razón de odio

Mostrando 0 respuestas a los debates
  • Autor
    Entradas
    • Francisco Serrano CastroFrancisco Serrano Castro
      Participante
      Número de entradas: 26
       
      Hasta no hace mucho, como ciudadano con cierto conocimiento de leyes, estaba convencido que, en España, un Estado de Derecho en el que rige una Constitución que garantiza unos derechos  fundamentales que resultan, en principio, inalienables, no existía discriminación a la hora de aplicar el ordenamiento jurídico. Luego resulta que he sufrido en mis propias carnes magras, la brutal comprobación de que ese convencimiento no obedecía a la realidad. Más lo paradójico del caso, es que, sin perjuicio de reconocer que perviven situaciones de discriminación en muchos aspectos y contextos sociales que se han de seguir combatiendo, he constatado que quienes más discriminan hoy en día  son ciertos sectores y colectivos que presumen y  aprovechan  de una supuesta  victimización, que utilizan como nueva arma poderosa de prevalecer, dominar y discriminar. Su lema es: los discriminados al poder. Que lo sean o no, es cuestión que no importa. Es más, sólo planteárselo ya podría ser constitutivo de discriminación y odio al colectivo.
       
      Lo más alarmante es que se trata sectores, lobbys organizados, estructuras de nuevo diseño e ingeniería  social  que pretenden acabar con el propio Estado, y el propio orden constitucional. Y, lo peor es que se trata de una nueva discriminación que se pretende institucionalizar, de forma pausada, soterrada, sibilina pero con sólidas bases, que no dejan margen al disenso. Y todo con el beneplácito de un gobierno, que ha inventado la nueva fórmula política del tancredismo, aplicándolo hasta el infinito y más allá.
       
      En esa tesitura de superar un estado de ignorancia inducida, como quien se desconecta del programa Matrix, versión chapuza nacional, me encuentro que el legislador regula los delitos de odio. Gran noticia y alborozo pensé, pues, claro el nuevo artículo 510 del Código Penal, acabaría con situaciones injustas y aberrantes en las que se ataca a otra persona por su condición, creencias, ideología , sexo… pensé que de esa forma se podrían perseguir contundentemente ciertas actitudes homófobas deplorables, y se podrían también defender sentimientos religiosos y morales, que estaban denostados, y con ello se atacaría a quienes infunden y siembran el odio contra España como nación.
       
      Sin embargo, de nuevo, mi gozo en un pozo. Nada de eso, después he podido cerciorarme que por lo visto, el odio sólo se sanciona y persigue con un sentido unidireccional. Que una persona musulmana, con cierta rabia interior, radicalismo y ganas de implantar una nueva Al-Andalus regida por la sharia, amenaza en la vía pública con degollar cual corderos a todos los cristianos que se le pongan al alcance y convertir en mezquitas las iglesias, pues nada, a ese ciudadano se le ha de respetar en su derecho a expresarse. Pero si algún español al que le toca las narices esas declaraciones, indignado le responde, entonces estamos ante una detestable demostración de odio xenófobo e  islamófobo. Si una elegante señora en tetas, señor o persona de género no binario, realiza unas  expresiones degradantes, blasfemas de los sentimientos católicos, amenaza con quemar capillas e iglesias, matar monjas y curas, e incluso llega a la agresión física,  solo se le reprochará la lesión, si se ha causado, pues en cuanto al ataque intelectual, también se considera legítima esa conducta. Lo mismo ocurre si la reacción violenta se dirige por ese individuo, individua o híbrido contra personas que defienden la ética y  moral contra la perversión obscena que representa la ideología de género. Ahora bien a los que les critican, o incluso se atreven a reivindicar lo obvio y natural, se les acusa de venir motivados por el odio.
       
      Si un separatista u otro payaso de su misma calaña de extrema izquierda quema una bandera de España, la foto del rey o se mofa del himno nacional, pues nada hay que hacer, pues según los tribunales  tienen derecho a eso  las criaturas. Pero si un patriota se atreve, osa atacar los sentimientos de esos sediciosos, traidores golpistas y sus simpatizantes empeñados  en cargarse la cultura, tradiciones, historia y unidad de la más grande nación de Europa, se arriesga a ser detenido y sufrir pena de prisión por su demostrado odio a quienes llevan décadas odiándonos.
       
      Y así todo, sin mencionar los ataques que sufren hoy en día los ciudadanos que se declaran liberales de derechas, perseguidos como parias, fachas a exterminar, no por odio, no, sino por justicia  revanchista y legítima de quienes imponen su totalitarismo y siembra de odio, no al margen de la ley sino con la complicidad de quienes desde el poder ejecutivo y judicial deberían exigir su cumplimiento en igualdad y con el mismo rasero.
       
      En definitiva el problema de este país es que, tantos años de relajación y relativismo moral, han dado lugar a mucha gente mala, pero mucho peor aún, ha generado muchísima más gente tonta, irresponsable e ignorante, que no sabe ni responde.  Así y todo, como cristiano, a todos amo.

      FRANCISCO SERRANO CASTRO
      Magistrado | Abogado | locutor y director de 'Justicia Social' en RSXXI
      Redactor y director del periódico digital 'XYZ'

      @despachoserranoabogados.com
      @xyzdiario.com/author/francisco-serrano
      @radiosapiens.es/category/justicia-social-2
      @sencillezyorden.es/users/francisco-serrano-castro/favorites

      LIBRO ESTRELLA:
      @sencillezyorden.es/libros-estrella/la-dictadura-de-genero

Mostrando 0 respuestas a los debates
Respuesta a: Discriminación por razón de odio

You can use BBCodes to format your content.
Your account can't use Advanced BBCodes, they will be stripped before saving.

Tu información: