DISCUSIÓN ABIERTA [Foro] Foros NOTAS DE PRENSA ¿Como se formó Cataluña?

Mostrando 1 respuesta al debate
  • Autor
    Entradas
    • Filoteca sin PautaFiloteca sin Pauta
      Participante
      Número de entradas: 42

      La Península Ibérica en la alta Edad Media

      Como es conocido por todos, en el año 711, ante la crisis que desgarra el Reino visigodo de Toledo, la Península es invadida por las tropas del califato omeya de Damasco. Contrariamente a la visión tradicional, no llegan a ocupar todo el espacio ibérico, pues aunque ciertamente las fuerzas expedicionarias traspasan los Pirineos (Nîmes, 725), el dominio musulmán es inestable al norte del Sistema Central, hecho que se agrava con las luchas intestinas que lo sacuden a lo largo del siglo VIII.

      Por un lado, esto permite un cierto grado de autonomía a los pueblos del norte poco romanizados -cántabros y astures en la cornisa cantábrica y vascos en los pirineos centrales y occidentales- que nunca llegaron a estar del todo bajo la órbita visigoda. Dichos pueblos poseían una fuerte tradición militar -eran guerreros organizados entorno de un jefe o caudillo- y mostraban un fuerte rechazo a los poderes extranjeros que intentaban someterlos.

      Dentro de este grupo bien podríamos incluir a buena parte de la aristocracia visigoda (romanizada y cristiana) bien implantada en el Valle del Ebro, cuya respuesta a la invasión islámica en las diferentes regiones dependerá en buena parte de la consolidación del dominio islámico. Por otro lado, allende los Pirineos se extendía el Reino de los Francos.

      En la España del siglo XXI asistimos al choque de identidades muy diferentes. Por un lado, el nacionalismo español y los nacionalismos de diversas partes del estado: Galicia, Cataluña, Valencia, Euskadi, etc. Todas estas identidades construidas sobre símbolos, instituciones, lenguas y sentimientos diferentes son fruto del origen multiforme del actual Estado Español. La Corona de Aragón nace con la unión del reino de Aragón y el Condado de Barcelona, dos de los principados cristianos que ocupaban el tercio septentrional de la Península Ibérica. Debemos detenernos en las circunstancias que rodean a cada uno para entender el cambio fundamental del siglo XII, y así comprender el verdadero origen de Cataluña.


      Mapa de la extensión del califato de Córdoba hacia el año 1000

      El origen de Cataluña: los condados catalanes

      Siguiendo su plan de asegurar los límites del reino, Pipino III el Breve conquistó entre el 752 y el 759 las ciudades del valle del Ródano ocupadas por los árabes. Posteriormente, Carlomagno (768-814) y el hijo de éste, Luis, rey de Aquitania, -más tarde Luis I el Piadoso (814-840)– conquistan un amplio territorio entre los Pirineos centrales y Barcelona, el cual es integrado al Imperio Franco, dividido en varios condados (Barcelona, Girona, Osona, Urgell, Besalú, Cerdanya…) y sometido a la jurisdicción eclesiástica del metropolitano (arzobispo) de Narbona.

      En esta empresa es clave el concurso de los nobles visigodos de la región que se convierten en los administradores del territorio (condes, vizcondes, obispos) en nombre de los monarcas francos. En el caso de los condados francos en la Península -los condados catalanes-, ya podemos decir que son totalmente independientes a finales del siglo X. Sin embargo, mantienen su fidelidad al arzobispado de Narbona y por tanto a la Iglesia del Imperio y al Papa de Roma. En esta área, los condes de Barcelona -descendientes del aristócrata de origen godo Wifredo el Belloso (940-987), también titulares de Girona, Osona y Cerdanya- han impuesto su hegemonía sobre los demás condados a través de una serie de alianzas y matrimonios.

      La lengua de las poblaciones de estos condados es una variante vulgar del latín que empieza a tomar forma del primer romance o “catalanesc”, es decir catalán, emparentada con el francés y el occitano. Aunque los primeros testimonios completos son del siglo XII, como las llamadas “Homilies d’Organya” (sermones en catalán), encontramos palabras y fragmentos en romance en otros documentos desde el año 1000. En esta época sin embargo no podemos hablar todavía de Cataluña (nombre que ni siquiera existe aún), sino que en principio nos hallamos ante un conjunto de condados con características similares (sistema político, sumisión a la Iglesia de Roma, lengua) que ocupan una parte de la actual Cataluña, y que poco a poco van siendo arrastrados a la órbita de los condes de Barcelona.


      Mapa del noreste de la península Ibérica en la primera mitad del siglo XI

      El reino de Aragón

      Aragón, por su lado, tiene su origen en los condados de Aragón (alrededor del rio del mismo nombre), Sobrarbe y Alta Ribagorza en el Pirineo central. Su origen es poco claro. La tradición aragonesa habla de un grupo de guerreros que ante la invasión islámica se juntan y fundan un reino bajo un código llamado “Fuero de Sobrarbe», así como de un primer conde semilegendario llamado Aureolus o Oriol.

      Sea como fuere, detectamos un grupo de poder -posiblemente de origen euskera- formado en la pinza entre dos grandes poderes, al-Ándalus y el Imperio Franco, por unos grupos de guerreros en torno de un caudillo carismático y de una pequeña capital, Jaca. Por su parte éstos reconocerían formalmente la autoridad franca, aunque con ciertas particularidades, como la manutención de las estructuras militares propias o el mantenimiento de una iglesia propia de corte hispánico diferente a la del Imperio, y eso a pesar de que también reciben influencias decisivas de los francos .

      Igual que en el caso catalán, con la llegada de la crisis que desgarra el Imperio en el siglo IX empiezan a cobrar una mayor autonomía y empiezan a gestarse las relaciones feudales de forma idéntica, lo que dará lugar a una vibrante clase nobiliaria, llamada a jugar un importante papel en el futuro. Estos aristócratas se recogen entorno a los condes (de Aragón Sobrarbe y Ribagorza) de la dinastía Aznárez (descendientes de Aznar I Galíndez). En este condado la lengua evoluciona al romance aragonés (muy próximo al vecino castellano), que junto con este último, el leonés y el gallego integra la rama de las lenguas ibéricas occidentales, dentro de la familia románica.

       

      Mapa de la Península Ibérica en la segunda mitad del siglo XII

      Eventualmente, mediante el matrimonio de la última condesa Andregoto Galindez (m. ca 972) con el rey García I Sánchez de Pamplona, los condados de Aragón quedan unidos a este reino. La construcción de Aragón en un reino tiene lugar con Sancho I Ramírez de Pamplona. Éste previamente (1063) había heredado los condados de su padre, el conde Ramiro I -pues su abuelo Sancho III Garcés el Mayor (1004-1035) había repartido sus teritorios entre sus diversos hijos varones- al llegar al trono pamplonés paso a gobernar todos sus estados con idéntico título regio. Aragón bajo los reyes de la Dinastía Ramírez vive un periodo de expansión aprovechando los vaivenes de la política de Al-Andalus.

      Este periodo es especialmente expansivo bajo el reinado de Alfonso I el Batallador (1104-1134), que cruza el valle del Ebro y conquista la ciudad de Zaragoza (1118). Sin embargo, a su muerte deja una importante crisis pues, no teniendo descendientes varones directos, nombra en su testamento heredero de todos sus estados nada menos que a Dios, y en su provecho a los ordenes militares del Temple, el Hospital y Santo Sepulcro. Semejante situación forzará a la nobleza a intervenir para salir de este impass pudiendo conservar su autonomía y su status quo, buscando una alianza con los reinos vecinos.


      Los Usatges de Barcelona, manuscrito de finales del siglo XIII

      Artículo sobre el origen de Cataluña escrito por Luis Galan Campos, graduado en Historia

      @sencillezyorden.es/users/filocencia/favorites

    • Filoteca sin PautaFiloteca sin Pauta
      Participante
      Número de entradas: 42

      La historia de Cataluña y el deseo de independencia

      Cuando uno visita el Barrio Gótico (Barri Gòtic) de Barcelona se podrá ver en cada esquina una figura, tanto en esculturas como en fachadas: se trata de un caballero levantando su espada contra un dragón. El caballero es Sant Jordi (San Jorge), el patrón de Barcelona.

      La misma historia se cuenta en muchos países de Europa, y Saint George es santo patrón también en países como Inglaterra, Georgia y Grecia. En la versión catalana de la historia, Sant Jordi vive en el pueblo Montblanc, pero el resto de la historia es parecido: un malvado dragón oprime al pueblo y justo en el momento preciso cuando el dragón está a punto de devorar a la princesa, Sant Jordi aparece para rescatarla de las garras del monstruo.

      Este mito es especialmente popular entre los catalanes. La razón podría ser que los catalanes han leído la historia como un cuento alegórico, es decir un espejo de la historia de la propia Cataluña: el dragón malvado representa la tiranía de Castilla y Sant Jordi representa al héroe local que lucha contra la hegemonía del poder central.

      Los condados catalanes

      El precursor de la Cataluña moderna vio la luz a principios de la Edad Media con el establecimiento de los condados catalanes. Durante el siglo VIII los reyes carolingios establecieron la Marca Hispánica, un territorio que defendería a los reyes francos contra la gran amenaza del sur: los musulmanes. Aquí, ellos instalaron un número de condes que evitarían la expansión de los sarracenos y sus incursiones en el norte.

      Los sarracenos habían traspasado el Estrecho de Gibraltar en el año 711. Entre los años 711 y 718 se abrieron paso al norte de España y obtuvieron el control sobre ciudades como Tarragona y Barcelona. Continuaron hacia el norte y en el año 720 conquistaron Rosellón, Narbona y Carcasona. En el año 725 llegaron a Septimania. No fue hasta Poitiers en el año 732 que los sarracenos fueron derrotados por las tropas de Carlos Martel.

      En 777 el líder de los sarracenos, Sulayman al-Arabi, firmó un pacto con el líder de Carlomagno. Los francos de ahora en adelante ayudaron a los árabes a defenderse de las tribus hostiles. A su vez Sulayman tomó posesiones en Cataluña. Hacia el final del siglo los carolingios llevaron a cabo una serie de ataques a las posesiones de los sarracenos, pero también sufrieron varias derrotas. A pesar de ello lograron tomar Barcelona el Sábado de Pascua del año 801, y por lo tanto Bera, el primer conde de la ciudad fue instalado.

       

      Bastaix llevando piedras a la iglesia de Santa María del Mar, como descrito en la novela La Catadral del Mar de Ildefonso Falcones.

      Guifré el Pilós – Wilfredo el Velloso

      En la parte norte de la catedral de Barcelona (Catedral de la Santa Creu i Santa Eulàlia – conocida como La Seu) se puede ver una pequeña escultura (en alto relieve) que muestra a dos caballeros. Uno es Sant Jordi, que lleva un casco y una espada. El otro es más viejo, no tiene casco y lleva un palo en la mano. Su cuerpo tiene el pecho muy velludo, tiene barba e incluso las piernas son muy peludas. Se trata de Guifré el Pilós (Wilfredo el Velloso) el conde de Barcelona.

      Guifré el Pilos

      El Barrio Gótico en Barcelona – uno de los barrios mejor conservado de la época medieval de Europa

      Hacia finales del siglo IX, Guifré el Pilós unió varios condados catalanes y se convirtió en el primer conde independiente de Cataluña. Wilfredo el Velloso construyó varias iglesias románicas a finales del siglo IX en Cataluña. Entre ellas la iglesia de Santa María de Ripoll, donde está enterrado el conde (en la iglesia se puede ver un ataúd con el nombre de Guifré el Pilós).

      En el año 897 los sarracenos fueron penetrando por las paredes de la ciudad de Barcelona, ​​dirigidos por Llip ibn Muhammad. Guifré el Pilós fue asesinado. La leyenda dice que las cuatro franjas de la bandera catalana (la Senyera) vienen de la sangre de Wilfredo el Velloso.

      A partir de este momento la distancia entre los condes y los monarcas Carolingios aumentaba, especialmente después de que los árabes quemaran Barcelona durante una redada en el norte de Cataluña. Este evento dejó claro a los catalanes que ya no podían esperar que el monarca franco los protegiera, ni de los normandos, ni los árabes. Poco a poco incrementaban su independencia de los francos.

      La edad de oro

      Al comienzo de la Cataluña del nuevo milenio, Barcelona llegó a jugar un papel clave en el Mediterráneo. El comercio trajo riqueza a la región y la expansión hacia el este durante los siglos XIII y XIV hizo que el catalán, junto con el árabe, fuera la lengua más hablada en los puertos del Mediterráneo, mucho antes de que los idiomas francés, italiano y español se convirtieran en idiomas.

      La Edad de Oro en Cataluña significa la construcción de grandes edificios como Santa María del Mar, en el Barrio del Born de Barcelona.

      La riqueza producida por el comercio se invirtió en la construcción de nuevos edificios con el nuevo estilo de la época: el estilo gótico. Muchos de ellos siguen en pie hoy en día. El núcleo del Barrio Gótico, en el centro de Barcelona fue construido en el siglo XIV. Entre los edificios más importantes de la época se encuentran las famosas iglesias góticas, La Seu, Santa María del Pi y Santa María del Mar.

      La unión con Aragón en 1137 y la conquista de Mallorca

      El apogeo de Cataluña comenzó con la adhesión al Reino de Aragón en 1137. La hija del rey de Aragón, Petronela, se casó con el conde de Barcelona, ​​Ramón Berenguer IV. Ramón Berenguer gobernó el reino catalán-aragonés desde la Plaza Mayor (hoy Plaça del Rei), en Barcelona.

      Un siglo de apogeo comenzó en Barcelona bajo el reinado de Jaume I (1208-1276). Jaume I inició su expansión en el Mediterráneo conquistando Mallorca, cuando tenía sólo 21 años. Mallorca, que había sido controlada por los musulmanes, había sido un problema para el catalán porque los piratas en la isla hicieron imposible hacer comercio con el oriente del Mediterráneo.

      En 1229 Jaume I reunió una flota de 500 barcos franceses y catalanes, la flota más impresionante vista en el Mediterráneo occidental. En la víspera de Año Nuevo de 1229, él y su ejército lograron conquistar Palma de Mallorca. La conquista de Mallorca puso fin a la piratería, por lo que dio a Cataluña el control sobre una parte importante del Mediterráneo y así comenzó el comercio catalán.

      La edad de oro – Santa María del Mar en Barcelona


      La Plaza del Rei fue la sede de los Reyes Catalanes

      Jaume I también es famoso por su crónica Llibre dels fets (“Libro de los Hechos”), una de las obras maestras del período literario escrito en lengua vernácula catalán. Jaume I también fundó la institución política Consell de Cent (Consejo de Ciento) en 1249, el precursor del Ayuntamiento de Barcelona.

      Antes de morir, Jaume I dividió el reino entre sus dos hijos: Pere II heredó Cataluña, Aragón y Valencia, y Jaume II heredó las Islas Baleares. Más tarde Pere II se casó con Constanza de Sicilia, por lo que Cataluña obtuvo el control de la isla más grande del Mediterráneo. Durante los siguientes siglos tanto el catalán como el siciliano fueron lenguas oficiales en Sicilia.

      Las vísperas sicilianas

      Después de la sublevación en Sicilia en 1282 (las llamadas Vísperas Sicilianas), Cataluña ayudó a la población siciliana a defenderse contra Carlos I de Anjou y sus tropas. El rey catalán, Pere III, envió a su flota dirigida por Roger de Lluria a Sicilia y obtuvo el control sobre la isla.

      La expansión continuó durante el siglo XIV. En 1311 Roger de Flor fue a Constantinopla, con 8.000 hombres y fundó los dos ducados: Atenas y Neopatria. A finales del siglo, el reino catalán se metió en problemas. La escasez de trigo, una plaga de langostas en 1358, y un terremoto en 1373 mató a más de la mitad de la población.

      La pérdida de la autonomía

      Martín I ‘el Humano’ (Martí el Humà) fue el último rey en el reinado de Cataluña. Murió en 1410 sin dejar heredero al trono y así comenzó un período de inestabilidad. Durante dos años no hubo rey en Cataluña, pero finalmente Benedicto XIII (el Anti-Papa de Aviñón) eligió a un nuevo rey en un cónclave. El castellano Fernando de Antequera (1380-1416, hijo de Juan I de Castilla y Elinor de Aragón) fue elegido a favor de los dos candidatos obvios, Jaume d’Urgell y Lluís de Calabria.

      Este episodio, llamado el Compromiso de Caspe (Caspe era la ciudad donde Benedicto XIII y su comité se reunieron), es el momento clave en la historia catalana, ya que Fernando de Antequera es el primero de una serie de castellanos para gobernar Cataluña.

      Fernando de Antequera murió en Igualada en 1416, y comenzó un período caótico. Más tarde, el rey Joan II encarceló a su propio hijo, lo que condujo a una crisis constitucional que culminó en la guerra civil (que duró desde 1462 hasta 1472).

      Los Reyes Católicos y la unión del reino

      Los Reyes Católicos, Fernando II de Aragón e Isabel I de Castilla y León unieron Aragón a Castilla y León. Cuando conquistaron Granada en 1492, toda la Península Ibérica era ya cristiana, aunque no fue hasta 1512, cuando Navarra fue conquistada, que España se unió bajo una sola corona.

      La conquista de Granada hizo posible que los Reyes Católicos se embarcaran en otra aventura: la idea de Cristóbal Colón de navegar hacia el oeste para encontrar un acceso directo a la India. Los monarcas suministraron a Colón con tres naves y zarpó de Cádiz el 3 de agosto de 1492.

      Los Reyes Católicos son también famosos por la expulsión de los judíos y los musulmanes de la Península Ibérica y la instalación de la Inquisición Española. Todos los judíos que tenían capital se trasladaron a otros países, pero más de 300.000 fueron asesinados.

      Decline en Cataluña

      El reinado de Fernando e Isabel tuvo como resultado una economía floreciente, pero para Cataluña significaba un decline. El largo período de independencia que había comenzado con Guifré el Pilos había llegado a su fin. La plata y el oro que venía de las colonias en las Américas no llegó a Cataluña y de ahora en adelante los reyes de Aragón y Castilla gradualmente se alejaron de Cataluña y de los problemas propios de la región.

      La guerra dels Segadors

      Durante el reinado de Felipe IV, quien condujo a su primer ministro, Gaspar de Guzmán de Olivares, a gobernar el país, la centralización del reino incrementó. La Unión de Armas obligó a los catalanes a proporcionar al ejército español con 16.000 hombres, a pesar de que los catalanes tenían ya bastantes problemas para defender el territorio catalán.

      Con el estallido de la guerra entre Francia y los Habsburgo de Austria, en 1635, Cataluña se convirtió en un campo de batalla. Los catalanes dieron la bienvenida a los franceses, pero Olivares llevó a cabo un ataque contra los francos desde el territorio catalán.

      En 1639, los francos tomaron el castillo de Salses del Rosellón, pero las tropas de Olivares rodearon el castillo, y los franceses tuvieron que abandonar la defensa 6 meses después. Los catalanes, dirigidos por el general Pau Claris, atacaron a las tropas de Olivares, lo que provocó el comienzo de la guerra catalana de la rebelión (la Guerra del Segadors), que duró desde 1642 hasta 1652. Los catalanes se unieron con los franceses, y el autogobierno catalán (la Generalitat) proclamó a Luis XIII rey de Cataluña.

      Juntos derrotaron al ejército de los Habsburgo en Montjuïc, pero en 1648 los franceses se fueron de Cataluña y ocuparon el territorio de Rosellón que hasta el momento había pertenecido a Cataluña. Sin los franceses, Cataluña no podría hacer frente a las tropas de Felipe IV, y en 1652 se rindieron. El himno nacional de Cataluña, Els Segadors, escrito a finales del siglo XIX, trata sobre esta guerra.

      El “renacimiento” y la Cataluña moderna

      Otra guerra de crucial importancia para la historia de Cataluña es la Guerra de Sucesión Española (1701-1714). La guerra tuvo también un impacto duradero en el resto de España y Europa. Después de la guerra, la posición de España como la principal superpotencia en Europa había llegado a su fin.

      Para Cataluña las consecuencias de la guerra fueron devastadoras. La guerra terminó con la invasión de Barcelona por las tropas de Felipe V el 11 de septiembre de 1714 y más tarde, las antiguas instituciones políticas (que habían sobrevivido bajo los reyes Habsburgo), fueron abolidas: el Consell de Cent y Les Corts Catalanes dejaron de existir.

      Prolegómeno a la guerra

      Carlos II (‘el hechizado’) murió en 1700 sin heredero al trono. La muerte del rey provocó que todas las potencias de Europa, y especialmente Inglaterra, Holanda, Austria y Francia, trataran de conseguir las posesiones españolas.

      Tres candidatos se presentaron: Josef Ferdinand, príncipe electoral de Baviera (con el apoyo de Inglaterra y Holanda), el archiduque Carlos de Austria, hijo del emperador alemán-romano, Leopoldo I (con apoyo de Austria) y Felipe d’Anjou, nieto del Roi-Soleil (el Rey Sol) Luis XIV (con apoyo de Francia).

      Ya antes de la muerte de Carlos II, Inglaterra, Holanda y Austria firmaron un acuerdo preliminar para compartir las posesiones españolas entre ellas. Sin embargo, Carlos II descubrió la conspiración y optó por el rey de Austria, José Fernando como su sucesor. Josef Ferdinand se instaló como rey español en 1698, pero murió al año siguiente.

      Carlos II aún vivía, y ahora sólo Felipe d’Anjou y Carlos de Austria se quedaron como candidatos. Carlos II nombró a Felipe d’Anjou como heredero al trono, y cuando murió (1700), el francés pudo viajar a Madrid y reclamar el trono. Sin embargo, Austria e Inglaterra se opusieron a su coronación. Inglaterra, Holanda, Austria y Saboya declararon a Felipe d’Anjou la guerra y quería reemplazarlo con Carlos de Austria.

      La Guerra de Sucesión Española

      En la guerra que acababa de empezar, Cataluña juega con el peón equivocado. Apoyaron el rey Habsburgo, Carlos de Austria. Durante una visita a Barcelona en 1702, Felipe V había entregado Cerdeña y Rosellón a los catalanes y describió a Cataluña como “una nación”. Si las intenciones de Felipe eran reales, o eran parte de una maniobra táctica es difícil de saber, pero los catalanes no le dieron la oportunidad de demostrar sus buenas intenciones. En una ceremonia celebrada en Viena en 1703, Carlos de Austria fue coronado rey de Cataluña, Aragón y Castilla bajo el nombre de Carlos III.

      Carlos de Austria parece estar ganando la guerra

      En 1705 el austriaco parecía estar ganando la guerra, pero en noviembre de ese mismo año un fallido intento de golpe de Estado en Madrid provocó que Carlos de Austria fuera de vuelta a Valencia. A partir de entonces perdió terreno y un acuerdo de paz fue firmado en 1713. El resultado fue que Felipe mantuvo el imperio español, pero renunció a sus posesiones en el Mediterráneo y cedió a una serie de demandas de libre comercio con América Latina.

      Pero los catalanes se negaron a rendirse. Como resultado, las tropas de Bourbon rodearon la ciudad y el 11 de septiembre de 1714 Barcelona tuvo que rendirse a los franceses. Esta fecha, 11 de septiembre, ahora es el día nacional de Cataluña. El castigo para los catalanes fue difícil: muchos rebeldes fueron ejecutados y sus cabezas se pusieron en postes. Al mismo tiempo, las reformas políticas (llamada la Nueva Planta), acabó con las antiguas instituciones catalanas, y se abolieron todos los derechos de Cataluña. Menorca, Sicilia, Cerdeña y Nápoles se perdieron.

      En 1717 todas las universidades catalanas fueron cerradas, y se puso un impuesto a la propiedad del 10% y un impuesto sobre la renta del 8,5%. Felipe eligió a José Patiño como gobernador de Cataluña y Patiño describe a los catalanes como buscadores de la libertad de búsqueda y felicidad sobre las armas. Para defender los intereses del Rey, Patiño tuvo un enorme muro de defensa y varias ciudadelas (la Ciutadella y el castillo de Montjuïc) erigidas – todo pagado por los contribuyentes locales.

      La Guerra de Suecsión Española y la hegemonía de los borbones

      Durante el siglo XIIX la opresión del poder central de Cataluña continuó. En 1778 el uso de la lengua catalana fue prohibido en la prensa, pero en el siglo XIX la lengua y la cultura catalana experimentó un renacimiento. ‘La Gramática y la Apología de la Llengua Cathalana’ (1815) de Josep Pau y la obra maestra ‘La Patria’ (1833) de Buenaventura Carlos Aribau son algunas de las primeras expresiones del llamado renacimiento.

      El nacionalismo y el interés por la historia y la cultura catalana culminaron en los años 1870 y 1880, período que en Cataluña se conoce con el nombre de ‘La Renaixença’. Una de las razones de este movimiento fue el crecimiento económico que comenzó en la década de 1830 con la importación de alimentos de las colonias en América.

      La edad de oro – Santa María del Mar en Barcelona


      El modernismo – la Casa Batlló de Antoni Gaudí

      Una de las obras maestras literarias de la época es L’Atlántida (1878) de Jacint Verdaguer, “la Odisea de la cultura catalana”, un relato poético del origen catalán basado en mitos griegos y romanos. Pero es en la arquitectura que la Renaixença obtiene su mayor expresión con arquitectos como Antoni Gaudí, Puig i Cadafalch y Domènech i Montaner. El modernismo (modernisme en catalán), el nuevo estilo arquitectónico, estuvo marcada por referencias a la historia de Cataluña, el uso de materiales tradicionales de la región, y de elementos del Art Nouveau/Jugendstil del Norte de Europa.


      El terrado de la Casa Batlló de Antoni Gaudí

      La Guerra Civil Española

      En 1936 la guerra civil española puso un abrupto fin al movimiento nacionalista catalán. La victoria del general Francisco Franco dio lugar a una brutal represión de la cultura catalana después de la guerra. Tanto el idioma catalán como los nombres en catalán fueron prohibidos, y también lo fue la enseñanza de la historia catalana.

      En este período, cuando era prohibido usar nombres catalanes, el futbolista holandés (y más tarde entrenador) del FC Barcelona, ​​Johan Cruyff, optó por bautizar a su hijo con un nombre catalán, el nombre del legendario caballero catalán, Jordi. Y así, tal vez sin darse cuenta de la importancia del acto, Johan Cruyff se convirtió en un símbolo de la resistencia nacionalista catalana contra el régimen franquista. Una vez más, el caballero Jordi había resucitado para hacer frente al dragón.

      La Cataluña moderna

      Después de la muerte de Franco (el 20 de noviembre del 1975), España y Cataluña experimentaron grandes cambios. Uno de los eventos más importantes fue la organización de los Juegos Olímpicos en Barcelona en 1992. Desde entonces, palabras como inovación, planificación urbanística y la arquitectura moderna, diseño y desarrollo han estado íntimamente ligados a Barcelona.

      Hoy, la relación de Cataluña con el gobierno central está dominada por los debates políticos sobre la independencia. Cuando los visitantes vienen a Cataluña, los catalanes no dudan en recordarles que a pesar de estar en España se encuentran sobre todo en Cataluña, una región con sus propias costumbres y tradiciones, diferentes de las del centro de España.

      Una parte importante de la población de Cataluña quisiera una mayor autonomía, pero menos de la mitad de la población desea la independencia total. A menudo se discute si sería beneficioso para Cataluña ser independiente de España.

      @sencillezyorden.es/users/filocencia/favorites

Mostrando 1 respuesta al debate
Respuesta a: ¿Como se formó Cataluña?

You can use BBCodes to format your content.
Your account can't use Advanced BBCodes, they will be stripped before saving.

Tu información: