Trastorno negativista desafiante (ODD)

DISCUSIÓN ABIERTA [Foro] Foros DISCUSIÓN ABIERTA [Foro] Trastorno negativista desafiante (ODD)

Este debate contiene 7 respuestas, tiene 6 mensajes y lo actualizó Juan Allende Juan Allende hace 5 meses, 2 semanas.

  • Creador
    Debate
  • #18388 Respuesta
    Filoteca sin Pauta
    Filoteca sin Pauta
    Participante
    Sin darnos cuenta a veces caemos en las redes de personas negativas. Personas que siempre tienen a flor de labios un comentario pesimista, descalificador, negativo. Esos comentarios no se producen por casualidad, son comentarios que siempre están presentes al mantener una conversación con ellos.
     
    Son capaces de convertir en  pesimista a la persona más optimista. Personas que no quieren ser rescatadas ni sacadas del oscuro sitio en el que se encuentran. Por lo tanto, son personas que debemos detectar a tiempo, y mantener con ellas una distancia prudencial (confiscadores de energías)
     
    El identificar a este tipo de personas no es tarea sencilla. A veces ellos fingen ser algo que no son hasta que te hicieron caer en sus redes. Ejercen el Chantaje emocional habitualmente (se hacen las víctimas porque les excluyen, por ejemplo)
     
    Envidian todo lo que tienen los demás, no importa si lo que tienes es valioso, o no. Ellos solo lo envidian porque los demás los tienen y ellos no.
     
    Este tipo de personas son muy miserables, infelices y sumamente peligrosas. Son personas que están muy resentidas y frustradas. Personas que no hacen nada por sí mismas, y detestan todo lo que los demás consiguen. Ellos no ven el empeño ni el esfuerzo que cada uno pone en conseguir las metas, solo ve los logros ajenos, que son los que ellos quisieran tener.
     
    Son personas negativas que nunca se conforman con nada, ni con su vida ni con la de las personas que los rodean. Para ellos siempre se puede estar mejor, siempre se puede pedir más, su medida es no tener medida.
     
    Esas son las típicas personas a las que les cuentas que obtuviste la máxima calificación, o el máximo premio y te responden con algo que empobrece tu suceso.
     
    Ellos no están conformes con sus logros, no disfrutan de absolutamente nada, todo le parece poco, soso, plano. Es por eso que siempre buscan ese algo más, una vida perfecta que nunca conseguirán. Porque lamentablemente esa vida no existe, al menos en este mundo. 
     
    Algunos rasgos comunes:
     
    SIEMPRE SE QUEJAN
    Las personas negativas son personas pesimistas y, por tanto, ven el vaso medio vacío en vez de medio lleno. Siempre están protestando y, en vez de tomar medidas, se quedan lamentándose por lo ocurrido. Las quejas siempre van dirigidas hacia afuera (otras personas, situaciones, etc.), por lo que así evitan tener que reflexionar por lo que ellos puedan haber hecho mal. Así es difícil mejorar.
     
    RENUNCIAN A LA PRIMERA DE CAMBIO
    Si algo caracteriza a las personas negativas es que raramente consiguen sus objetivos porque siempre abandonan en cuanto las cosas se complican (e incluso antes de que se compliquen). Esto ocurre porque tienen una autoconfianza baja, es decir, que no creen en sus capacidades para superar las adversidades. La autoconfianza no es lo mismo que la autoestima, aunque también suelen tener una autoestima baja.
     
    SE TOMAN LAS COSAS DEMASIADO A PECHO Y CON EXAGERACIONES
    Este tipo de personas se toman todo demasiado a pecho, como algo personal, incluso aquellas situaciones que no pueden cambiar. Y puesto que tienen la autoestima baja, es decir, que se valoran negativamente, todo les afecta hasta el neuroticismo.
     
    NO VIVEN EL PRESENTE 
    Son personas que no viven el presente porque tienen miedo a encontrarse consigo mismas. Las personas negativas prefieren vivir en expectativas poco realistas recordando linealmente el pasado e inclusive desviando cada presente a ese pasado rememorativo.
     
    SE CENTRAN EN SUS DEBILIDADES Y BUSCAN LAS DE LOS DEMÁS
    Otra característica de este tipo de individuos es que, al valorarse negativamente, suelen centrarse en sus defectos en vez de en sus virtudes. Esto es una manera de pensar errónea que les paraliza y no les permite mirar al futuro con optimismo.
     
    SE QUEDAN EN LA ZONA DE CONFORT
    Centrarse en las debilidades provoca que la persona no tenga la suficiente confianza para seguir adelante, y permanece anclada en la zona de confort, pues allí se siente segura. La zona de confort puede parecer un lugar agradable, pero a la larga no permite que el individuo crezca como persona y sea feliz.
     
    SE PREOCUPAN EN EXCESO EN "EL QUÉ DIRÁN" SOBRE ELLOS
    Todos queremos gustar a los demás, pues somos seres sociales. Pero este tipo de personas se preocupan en exceso por lo que los demás piensen de ellos. Como su felicidad depende de factores externos, son personas que están siempre preocupadas y no tienen la paz interior necesaria para ser felices. Llegan a imponer la opinión de los demás sobre ellos porque actuan a la defensiva. Uno debe trabajar en su propio autoconocimiento, en encontrar sus propios deseos y sentirse bien consigo mismo para no sufrir por la valoración de los demás.
     
    NO CONTROLAN SU VIDA Y SON MUY ENVIDIOSOS
    No controlan su vida. Buscan y dependen de factores externos más que internos para ser felices, . Se dejan influencian por lo que los demás piensen con ideas irreales. Suelen tener mucha envidia a los demás aunque dicen constantemente que "no son envidiosos" y también se comparan constantemente con el bienestar ajeno.
     
    NO PERDONAN Y GUARDAN RENCOR  (VIVEN EN EL PASADO)
    Suelen ser personas que no olvidan el pasado, en gran parte porque no perdonan y siempre tienen un gran rencor. Esto no les permite vivir en el presente, conectados consigo mismos. El perdón y la aceptación son actitudes sanadoras que permiten cerrar heridas del pasado.
     
    CULPAN A LOS DEMÁS EN VEZ DE HACER AUTOCRÍTICA
    Cuando uno no perdona ni acepta, generalmente es porque le cuesta afrontar la realidad. Este tipo de individuos no hacen autocrítica y, por tanto, prefieren culpar a los demás por sus fracasos. 
     
    NO VEN EN LOS FRACASOS OPORTUNIDADES PARA CRECER
    Y si las personas negativas culpan a los demás y no hacen autocrítica, es muy difícil que aprendan de las situaciones. Estos individuos suelen quedarse estancados en los fracasos, sin desprenderse ni aprender de ellos. Mientras una persona positiva aprende de las cosas malas que le pasan en la vida, las personas negativas se quedan removiendo la herida durante mucho tiempo. Algo que no permite avanzar.
     
    VEN EL FUTURO COMO ALGO CONFUSO Y CATASTRÓFICO
    Al ser personas con la autoconfianza y la autoestima baja suelen ver el futuro como algo confuso. Pueden tener expectativas elevadas, pero a la hora de la verdad, siempre aparecen los “peros”. Es lógico teniendo en cuenta que se centran en las debilidades más que en las virtudes. Su gran defecto es no confiar en sí mismos (tampoco en los demás) y ver la vida de forma negativa.
     
    BUSCAN NOTICIAS NEGATIVAS PERMANENTEMENTE    
    Habitualmente buscan noticias negativas para entrar en su zona de confort emocional e internamente desean el mal ajeno pero su escudo es preocupación falsa hacia el mundo. 
     
    Círculo vicioso que nunca termina: Vampiros Energéticos (y/o) Personas Tóxicas 
     
    Nos seguimos leyendo…
    Filoteca sin Pauta

    @sencillezyorden.es/users/filocencia/favorites

  • Autor
    Respuestas
  • #18389 Respuesta
    PsicoActiva
    PsicoActiva
    Participante
    Hola a tod@s!
     
    Como veo que lo habéis enfocado en adultos, centraré mi comentario en niños y adolescentes.
     
    El Trastorno Negativista Desafiante (su sigla en inglés es ODD) es un trastorno del comportamiento, normalmente diagnosticado en la niñez, que se caracteriza por comportamientos no cooperativos, desafiantes, negativos, irritables y enojados hacia los padres, compañeros, maestros y otras personas en posición de autoridad.
     
    La angustia y la preocupación que los niños y adolescentes que tienen ODD provocan en los demás son mayores que las que ellos mismos experimentan.
     
    La causa precisa del ODD no se conoce por el momento, pero se aventuran dos teorías primarias para explicar el desarrollo del ODD. Una teoría del desarrollo sugiere que los problemas comienzan cuando los niños tienen entre uno y dos años y medio de edad. Los niños y adolescentes que desarrollan el ODD pueden haber tenido dificultades para aprender a separarse de su figura de apego primaria y desarrollar habilidades autónomas. Las malas actitudes características del ODD se consideran una continuación de las cuestiones normales durante el desarrollo que no fueron resueltas adecuadamente en los primeros años de vida.
     
    La teoría del aprendizaje sugiere, sin embargo, que las características negativas del ODD son actitudes aprendidas que reflejan los efectos de las técnicas de refuerzo negativo empleadas por los padres y personas en posición de autoridad. Se considera que el empleo de refuerzos negativos por parte de los padres incrementa la frecuencia e intensidad de los comportamientos opositores en el niño que de este modo logra la atención, el tiempo, la preocupación y la interacción deseados con los padres o personas en posición de autoridad.
     
    Pero básicamente, se trata de una pauta de comportamiento recurrente y persistente en la que se desafían las órdenes de las figuras de autoridad, comprobando una y otra vez los límites establecidos, ignorando órdenes, discutiendo, mostrando hostilidad hacia compañeros o adultos y molestándolos deliberadamente o agrediéndoles verbalmente. Se manifiesta de forma invariable en el contexto familiar, pudiendo manifestarse o no, en otros contextos como la escuela. Se muestra con mayor evidencia con adultos o compañeros muy conocidos.
     
    En los años escolares puede haber baja autoestima, labilidad emocional, poca tolerancia a la frustración, uso de palabrotas, uso temprano de alcohol, tabaco y substancias ilegales. Son frecuentes los conflictos con padres, profesores y compañeros. Es común el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. También pueden aparecer trastornos del aprendizaje y trastornos de la comunicación.
     
    Entre el 2% y el 16% según la población estudiada y los métodos de evaluación. Es más frecuente en varones que en mujeres hasta la pubertad pero las tasas parecen igualarse más tarde.
     
    Se manifiesta antes de los 8 años habitualmente y no más tarde del inicio de la adolescencia. Los síntomas se mantienen meses o años y bastantes de los casos son antecedentes del Trastorno Disocial.
     
    Es más frecuente en familias donde al menos 1 de los padres ha padecido: trastornos del estado de ánimo, Trastorno Negativista Desafiante, Trastorno Disocial, Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, Trastorno Antisocial de la Personalidad o Trastorno por Consumo de Substancias. También en familias en las que existen problemas conyugales graves.
     
    Se distingue del Trastorno Disocial por la gravedad de los síntomas y no se diagnostica si existe éste. Suele asociarse a los trastornos del estado de ánimo y trastornos psicóticos de niños y adolescentes por lo que no se diagnostica si se hace con éstos. Se diferencia del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad por la falta de intencionalidad en el no seguir las órdenes y en que en éste no se da tan frecuentemente el desafío, si bien se puede establecer un diagnóstico doble de ambos trastornos. Una observación cuidadosa permite no confundir el síndrome con el Trastorno de Comprensión del Lenguaje y del negativismo o rebeldía de algunas etapas evolutivas.
     
    Los trastornos del comportamiento, como categoría, son sin duda la causa mas común de remisión a los servicios de salud mental para niños y adolescentes. Las estadísticas indican que el trastorno negativista desafiante afecta a 20 por ciento de la población de edad escolar. El ODD es más común en los niños que en las niñas.
     
    En niños los síntomas del Trastorno Negativista Desafiante pueden incluir los siguientes:
     
    - Tiene rabietas frecuentes.
    - Tiene excesivas discusiones con los adultos.
    - Se niega a acceder a las solicitudes de los adultos.
    - Cuestiona constantemente las normas; se niega a obedecer las reglas.
    - Su comportamiento está dirigido a molestar o enojar a los demás  
    - Culpa a otras personas por su mal comportamiento o errores.
    - Los demás le causan fastidio con facilidad.
    - Tiene frecuentemente una actitud de enojo.
    - Habla con severidad o poca amabilidad.
    - Se comporta deliberadamente de formas que suscitan venganza.
     

    Los síntomas del ODD pueden parecerse a los de otras condiciones médicas o problemas del comportamiento. Siempre consulte con su pediatra (o el médico del adolescente) para el diagnóstico.  
     
    Marta Guerri

    PsicoActiva | Mujer Hoy
    @psicoactiva.com

    @radiosapiens.es/category/psicologia-y-bienestar-emocional
    @sencillezyorden.es/users/marta-gueri/favorites

  • #18392 Respuesta
    Jaime Santillana
    Jaime Santillana
    Uff, pesadumbre. Supongo  que empieza el folclore desde pequeños. Es importante la buena dirección familiar para calmar a ''la bestia''. Tiene que ser duro y complicado sin una buena orientación profesional y tratamiento psiquiátrico (a veces). Salud2. Jaime 
  • #18407 Respuesta
    Karemi Rodriguez
    Karemi Rodriguez
    Participante
    La manera de pensar sobre uno mismo, los demás, y el mundo, afecta a la forma en la que sentimos y los sentimientos repercuten en nuestra manera de comportarnos. Es difícil cambiar el modo de sentir, pero lo que si que podemos cambiar más fácilmente es la forma negativa de pensar, y eso mejorará nuestros sentimientos y nos hará actuar de forma más favorable. Para ello, el siguiente folleto presenta algunas técnicas basadas en la terapia cognitivo-conductual (TCC) bastante eficaces que nos ayudará en este camino. 
     
     
    ¡Esperamos que os sea de utilidad!
    Karemi

    Psicóloga y Directora
    www.psicok.es
    ---
    sencillezyorden.es/users/karemi-rodriguez/favorites

  • #18408 Respuesta
    susana cubas
    Susana Cubas
    Hola ¿alguien podría decirme qué diferencia existe en el ODD y el Síndrome del emperador?
     
  • #18409 Respuesta
    Juan Allende
    Juan Allende
    Moderador
    Buenas noches a todos!
     
    Abro esto y veo demasiados temas a la vez que habrá – creo- que ir desbrozando poco a poco.
     
    Yo al menos varios de estos conceptos que habeis emitido con sus siglas no los conozco (o los conozco con otra denominación)
     
    De entrada, y como sugerencia positiva a ese cambio de pensamiento que referís al final, os cuento (no es un chiste) la anécdota de un lord ingles famoso en su época (no me quedé con el nombre).
     
    El mayordomo tenía la orden, al despertarle cada mañana, de hacerlo con las siguientes palabras:
     
    "Levantese Mi Lord : hoy tiene grandes cosas que hacer para el mundo"
     
    Abrazos
    Juan

    JUAN LUIS ALLENDE DEL CAMPO
    Maestro | Psicólogo | Abogado | Perito | Escritor | Redactor | Científico | Investigador | Presidente | Director | Congresista | Miembro de honor

    @asociaciongrafopsicologica.com
    @sencillezyorden.es/revistas/revista-gramma
    @sencillezyorden.es/users/juan-allende/favorites

  • #18410 Respuesta
    José Francisco
    José Francisco
    Participante
    Bueno Susana, lo del síndrome del emperador es la actitud desafiante de un hijo tirano y el otro, el ODD,  apuesta por una actitud desafiante, irritada. El síndrome del emperador es un síndrome que se genera en determinados ambientes familiares muy permisivos, el otro es un trastorno tipificado en clínica, DSM. Tienen rasgos psicológicos en común pero no tiene por qué entenderse como la misma cosa… Son diferentes clasificaciones, uno es un "síndrome" y lo otro es un "trastorno"

    JOSÉ FRANCISCO GONZÁLEZ RAMÍREZ
    Psicólogo, Escritor, Artista y Locutor
    ------
    @sencillezyorden.es/users/jose-francisco/favorites
    @radiosapiens.es/category/saludmental

  • #18416 Respuesta
    Juan Allende
    Juan Allende
    Moderador
    Hola a todos!
    Empezaré poco a poco…
     
    En grafologia pueden encontrarse varios tipos y causas de la actitud desafiante.
     
    Quiza los menos importantes son los signos indicadores de orgullo fuera de lo común, soberbia, si quereis, y que llevan a esas actitudes nacidas del engreimiento:  aqui los rasgos quizá mas notorios son las Mayusculas exorbitantes.
     
    El Gesto tipo de la Independencia narcisista y el de la Vanidad Orgullosa
     
    Pero para mi los mas puramente indicativos de ese desafio contante son los movimientos-trazos en diagonal ascendente (todos ellos, no solo las barras de las tes que son las que más personas conocen)
     
    Cualquier final o principio de palabra y trazo que tome esa orientación nos está indicando el espíritu polemista, reivindicador y en definitiva la actitud aprioristica de desafio.
     
    Las mismas barritas inutiles que cruzan los palotes de las Q minusculas.
     
    Los palotes internos que presentan las Aes meyusculas etc etc.
     
    Si toman la direccion diagonal ascendente son muestra clara de un espiritu constante de protesta
     
    Un abrazo
    Juan

    JUAN LUIS ALLENDE DEL CAMPO
    Maestro | Psicólogo | Abogado | Perito | Escritor | Redactor | Científico | Investigador | Presidente | Director | Congresista | Miembro de honor

    @asociaciongrafopsicologica.com
    @sencillezyorden.es/revistas/revista-gramma
    @sencillezyorden.es/users/juan-allende/favorites

Respuesta a: Trastorno negativista desafiante (ODD)

You can use BBCodes to format your content.
Your account can't use Advanced BBCodes, they will be stripped before saving.

Tu información: