Cerebros Asesinos y la grafología

DISCUSIÓN ABIERTA [Foro] Foros DISCUSIÓN ABIERTA [Foro] Cerebros Asesinos y la grafología

Este debate contiene 1 respuesta, tiene 2 mensajes y lo actualizó Josefina MP Posefina Motis Purroy , hace 4 meses, 2 semanas.

  • Creador
    Debate
  • #15603 Respuesta
    En la última década del estudio del cerebro, las brechas y las distancias entre los fenómenos neurológicos y todos aquellos relacionados con la subjetividad humana, se han venido acortando debido al surgimiento de nuevas ciencias y nuevas disciplinas, como la neuropedagogía, neuropsicoanalisis, y en especial todos los adelantos y descubrimientos de la neurociencia en especial con el surgimiento de nuevas tecnologías  de neuroimagen, que nos permiten visualizar en tiempo real  actividades humanas que involucran procesos mentales. De esta forma se ha podido analizar diferentes cerebros de asesinos y de psicópatas, en los cuales se han encontrado evidencias (no en todos los casos de problemas de orden funcional o patológico  de las estructuras cerebrales), en especial del mal funcionamiento del córtex frontal , el cual es encargado del proceso de ejecución, control y direccionamiento del sistema límbico y en especial de la amígdala cerebral, en el cual se evidencia la existencia universal de emociones básicas o evolutivas que desencadenan procesos observables y medibles en las actividades cerebrales e incluso en las expresiones faciales.
     
     
    Lo anterior tiene relevancia y pertinencia en el estudio de la violencia humana, en el cual el funcionamiento anormal, de los procesos emocionales (ira, dolor, angustia, odio), pueden desencadenar en procesos delictivos. Es de aclarar al respecto que por ninguna circunstancia estamos desconociendo, la incidencia de los procesos sociales y culturales como los ambientes represivos, autoritarios, dogmáticos o el abandono social de las necesidades primarias que en muchos casos predisponen a la violencia.
     
    No obstante, como ya se había precisado, el interés de este libro surge de la necesidad de introducirnos al mundo objetivo de las ciencias, para poder abrir brechas de nuevas posibilidades de interpretación de estos procesos sociales y de su incidencia en el comportamiento violento. Es así como los estudios utilizando tomografía de emisión de positrones , han evidenciado altos niveles de activación neuronal en el córtex frontal, especialmente en el área ventromedial, lo que nos induce  plantear que van a existir bloqueos o fallas en la traducción de señales y de neurotransmisores, que van a afectar el sistema límbico y en especial a la amígdala cerebral, originando de esta forma una inhibición en el proceso de apaciguamiento originado por la producción adecuada de serotonina. Lo anterior desemboca en un sistema que aumenta la fase de sobrevivencia o de dependencia humana, caracterizada por la producción alta de la adrenalina, y de cortizol que origina la conducta de ataque, la cual es muy característica del ser humano, cuando se ve inundado por la irracionalidad y la animalidad en la cual no existe la posibilidad del freno de estas emociones, ya que se bloquean totalmente los impulsos neuronales del tálamo al córtex frontal, produciendo ausencia de pensamiento, de racionalidad, y de moralidad. Para Punset (2008): “el profesor Raine nos explicaba que si se maltrata a un bebé repetidamente, se dañan o se le laceran las fibras nerviosas blancas que unen la parte prefrontal del cerebro con las estructuras cerebrales más profundas”( p.246)
     
    En el caso concreto de un psicópata, las señales externas con relación a su víctima se procesan igualmente en el tálamo y pasan directamente de la amígdala sin llegar al córtex frontal, produciendo de esta forma que el sistema de alarma (amígdala), inhiba el sistema de miedo y de pánico potenciando de esta forma el ataque y la agresión de una forma muy fuerte que en muchos casos es desorganizada y cruel. En consecuencia  no existe el bloqueo de señal, sino que en este caso el psicópata utiliza el córtex frontal de una forma hiperactiva y dañina. Es así como, en algunos casos han originado daños funcionales en las áreas 41 y 42 de Brodmnan a nivel de la escala filogenética  del cerebro en el cual el psicópata es incapaz de darle sentido y significado a sus propias acciones y este es uno de los motivos por lo que busca reconocimiento inclusive de sus delitos demostrando de esta forma otra serie de circunstancias que los afectan como la  deprivación afectiva a la cual fueron sometidos en su infancia, son seres o el bajo nivel de conciencia (Córtex frontal). También por lo regular son promiscuos y muy amigos de involucrarse en problemas, no se preocupan por sus errores. Todo lo anterior induce a plantear que los psicópatas fuera de tener deficiencias  de comunicación entre los lóbulos frontales y la amígdala, la cual también es pequeña (por eso no siente miedo o temor), también existen otra serie de circunstancias educativas, sociales, que inducen sus comportamientos delictivos. Al respecto Desclée de Brower nos dice que: “dos tercios de la población puede comportarse de un modo cruel y maligno por el simple hecho de que una autoridad se lo ordene. Sabemos que el 1% de la población es psicópata” (citado por Punset. 2008. P152)
     
     
     
    Regulación de las emociones
     
    El desarrollo de la corteza frontal y en especial del córtex frontal que es más del 40% del total de la corteza cerebral ha sido posible gracias al desarrollo evolutivo de los procesos culturales  y sociales que han permitido ampliar y modificar las estructuras funcionales de esta zona privilegiada del cerebro humano, refugio de la racionalidad y de la conciencia para algunos neurólogos. Sin embargo es de aclarar, que de ella también depende el intercambio de información que deben tener los dos hemisferios cerebrales a través del cuerpo calloso, especialmente para nuestro caso es la regulación y control de las emociones. De modo que un proceso de malformación, genético o de desequilibrio provocado a nivel educativo, social, familiar, por una mala educación moral y ética puede ser causante de muchos de los actos violentos del ser humano. Por consiguiente una falla en la interacción social provocada por un rechazo  que muchas veces se origina desde el vientre materno, modificará el desarrollo normal de la corteza pre-frontal, como es el caso de un mal útero generado por una madre drogadicta, estresada que  provocará que el niño intrauterino en su afán de protección active la alarma de la amígdala y se inunde de emociones y de neurotransmisores. Por ende se aumenta el cerebro límbico y origina la disminución de la curvatura craneal, especialmente la de córtex frontal. Esta situación desde el determinismo biológico implicará muchos problemas de carácter emocional y delictivo, muy difíciles de solucionar, por no decir imposible.
     
    Otro tipo de rechazos e incomprensiones las vive el infante en su relación empática con su madre, una deficiencia o ausencia de interacción materna o paterna incide profundamente en el reconocimiento de las emociones propias del sujeto y de esta forma no podrá hacer lectura de las emociones del otro. De ahí que se origina una predisposición a la búsqueda impulsiva y compulsiva, a suplir estas ausencias psíquicas de alguna forma como lo hace el psicópata, cuando a través de sus actos delictivos llenos de alevosía obtienen felicidad y excitación sexual a partir de las emociones que reflejan en sus rostros  los victimarios.   
     
     
    Por estas razones tanto la corteza órbito-frontal como la corteza ventromedial se hacen indispensables estudiarlas y comprenderlas desde la Neurociencia y las Ciencias de la Educación para poder comprender que un mal funcionamiento de la corteza –  frontal altera  todo el mecanismo de inhibición de la agresión y del apaciguamiento, propiciando conductas seriales muy diferentes al mal funcionamiento de la corteza ventromedial que inhiben la emoción y el miedo especialmente en los psicópatas que tiene amígdalas pequeñas. Lo anterior demuestra que muchos comportamientos violentos provocan que el sistema de alarma emocional de la amígdala relacionada con la ira y el odio se encuentre vinculado con el sistema de búsqueda que provoca la ausencia de emociones. En estos procesos la corteza frontal genera una serie de procesos bioquímicos en los cuales se inhibe en el hemisferio izquierdo el sistema de miedo y de pánico, en el cual actúa la amígdala y el hipotálamo produciendo una serie de neurotransmisores que sirven para equilibrar o desequilibrar la conducta humana, en síntesis, producción de serotonina para producir calma marina. Al igual que adrenalina y noradrenalina, para producir huida o ataque en términos de sobrevivencia o de conducta violenta.
     
    Es necesario resaltar que el neurocientífico Martin Teicher y otros  grupos de investigadores (1999), encontraron en 15 niños y adolescentes con enfermedades psiquiátricas e historial de violencia sexual, que su hemisferio izquierdo (córtex izquierdo), se encontraba menos desarrollado que el derecho. Vale la pena resaltar que el hemisferio izquierdo entre muchas otras cosas se encarga del lenguaje y el hemisferio derecho se encarga de las emociones y en especial de aquellas negativas relacionadas con la violencia y la delincuencia. Ahora bien los sujetos maltratos activan el hemisferio izquierdo cuando los recuerdos son neutros y el derecho se activa cuando son recuerdos dolorosos de la niñez. En un sujeto normal mediante sistemas de neuroimagenes se evidencia que se activa los 2 hemisferios para ambos tipos de recuerdos. Como dato adicional  a esta investigación también se pudo detectar que el cuerpo calloso que une ambos hemisferios es menor en niños y adultos que han sido maltratados. Los anteriores problemas originan una mala secreción de dopamina (Hemisferio Izquierdo), y de noradrenalina (Hemisferio Derecho), produciendo de esta forma síntomas de depresión, psicosis, esquizofrenia, hiperactividad y disminución de la atención que son en muchos casos, los elementos básicos para que se produzcan actos de la delincuencia o enfermedades de carácter  Psíquico – Patológico.
     
    • Este debate fue modificado hace 1 año, 7 meses por División Técnica División Técnica.
    • Este debate fue modificado hace 11 meses, 3 semanas por Sencillez Orden Sencillez Orden. Razón: [1] Martin Teicher es médico. PHD y actualmente es director del departamento de Biosychiatry del programa de McLean en Estados Unidos (Harvard)

    CARLOS ALBERTO JIMÉNEZ V.
    Magister Comunicación y Educación
    PHD Profesor Titular Universidad Libre Seccional Pereira
    ---
    ludicacolombia.com
    neuromarketing.com.co
    neuropedagogialudica.com
    neuropedagogiacolombia.com
    carlosalbertojimenez.com
    ---
    sencillezyorden.es/users/carlos-jimenez/favorites

  • Autor
    Respuestas
  • #18479 Respuesta
    Josefina MP
    Posefina Motis Purroy ,
     Apasionante tema.   Candentes estudios. 
     
    Unos ejemplos de grafismos ludópatas, y la observación personal sobre la escritura de un criminal de guerra.  
     
     Algunas causas de las anomalías comportamentales:
     
    – Puede ser un trastorno clínico puro como alteración de la funciones psíquicas. 
    – Trastorno de personalidad: 
    – Dificultad en relaciones interpersonales, sociales e íntimas.
     
    Trastornos de adaptación por causas endógenas:
     
    como uno a varios  factores etresantes, inconformidad con su propia realidad.  Causas exógenas, como rechazo del entorno, cambio de ubicación, ambición.
     
    Problemática psicosocial o ambiental.- abarca una serie de esas causas exógenas, que pueden llevar al individuo a conductas delictivas, o reprobables socialmente: 
     
    Desubicación familiar, Influencias ambientales,  Traumasrelacionados con abusos sexuales o infantiles, malos tratos, aculturación, pobreza extrema, problemas legales, etc
     
    Ejemplo. Cada línea es una muestra de escritura de adiccion al juego.
     

     
    Todas manifiestan signos de Inmadurez:
     
    Irregularidades en medidas y espacios, formas, inclinación y dirección.Inestabilidad emocional.
     
     
    Grafismo de un Criminal de guerra.
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     A primera vista es como una escritura escalofriante, da la impresión de una persona relacionada  con la tortura profunda en todas los tiempos y facetas de la vida. Puede que fuera una persona con un historial de crueldad sufrida,que se transformara, a su vez, en su forma de conducta.
     
     Llama la atención:
     
     Escritura grande, en su nombre  mas de dos veces el texto.
     
    Formas del cuerpo central angulosas casi en sierra. Óvalos y minúsculas cegados  "pegados" como singular rasgo personal, en lo hay presentes mazas y los triángulos . El único óvalo visible como tal es pinchado y con ángulo en la parte baja. Terminaciones en gancho y mazas. 
     
    De cohesión ligada , aspecto denso, trazo fuerte nutrido y cegado en algunos puntos.
     
    Lo que significa: 
     
    Utiliza a las demás personas para sus intereses, de una manera déspota e impositiva. Puede anular lo que no sirve a sus intereses de una manera cruel y destructiva. Trato personal sin el mínimo signo de sensibilidad ni empatia. El interpersonal, marcado por la dureza, la imposición y la crueldad.
     
    Potente energía y  tensión acumulada, que puede manifestar a través de conductas violentas.Conductas reforzadas por una dureza temperamental.
     
    El carácter impositivo, déspota, no dialogante,  Persona megalómana, intolerante a la critica, ante a cual puede tener reacciones agresivas.
     

     
     J. Motis P
    ______________________________________________________________________________
     
    Josefina Motis Purroy
    Grafóloga, Psicóloga, Atn. Discapacitados, ATS. 
    Recursos Humanos [Barcelona]
    — 
    sencillezyorden.es/users/josefina-mp/favorites

Respuesta a: Cerebros Asesinos y la grafología

You can use BBCodes to format your content.
Your account can't use Advanced BBCodes, they will be stripped before saving.

Tu información: