DISCUSIÓN ABIERTA [Foro] Foros DISCUSIÓN ABIERTA [Foro] Velocidad en la escritura por minuto (PROGRAMA DE RADIO) Respuesta a: Velocidad en la escritura por minuto (PROGRAMA DE RADIO)

Amparo BotellaAmparo Botella
Participante
Número de entradas: 164
Hola a todos. Desde luego el tema es muy atractivo y se presta a muchisimos tipos de intervención, según el enfoque. Voy a tratar de expresar mi opinión y perdonad si soy un tostón.
 
Medir la velocidad según letras al minuto es una forma científica de hacerlo y de comparar, porque si no no veo de qué manera puedes saber si una persona escribe más rápido que otra. Desde el trabajo de Ajuriaguerra, que se actualizó en Italia hace ya más de 22 años, tenemos unos baremos que miden la eficacia de la enseñanza de la escritura desde el plano psicomotor y lo hacen, entre otros, a partir de la medición letras/minuto. También, medir la velocidad en término de letras por minuto nos permite determinar si el proceso de automatización de una escritura en su etapa de aprendizaje (sea un niño o un adulto iletrado), está siendo correcto. Esto independientemente del resultado formal que además tiene que  ver con la destreza motora, relacionada con el grado de automatización pero también con la sinergia muscular proximal y distal, y con el papel de los neurotransmisores en ganglios basales, etc… Enfin, no olvidemos que la escritura a mano representa un proceso cerebral enormemente complejo, un sistema funcional donde si una función falla, falla el sistema. De manera que no llegar a escribir con cierta velocidad, medible en letras por minuto, indica que hay una parte del sistema que está impidiendo una correcta automatización del gesto gráfico. Y entonces podemos recurrir a otras herramientas para diagnosticar donde está el problema y qué tipo de problema es. En Neuropsicología tenemos muchas pruebas que nos permiten comprender la raiz del problema, además de las pruebas de neuroimagen. Pero la medición de la adquisición de velocidad letras/minuto es un buen indicador.
 
Cuando hablais de que la mano se mueve arriba y abajo, etc… si… pero el modelo de escritura tiene esos movimientos previstos. El tema es que si al escribir el que lo hace se detiene en florituras, ralentiza el total y la escritura pierde una parte (la eficacia de convertir el pensamiento en escritura a la velocidad en que fluyen las ideas) aunque quizá gane en ornamentación. Pero eso ya es una cuestión del interés del que escribe. Si como decís más arriba está tomando apuntes, prima la velocidad sobre la ornamentación. O si se trata de escribir un mensaje para que lo lea mucha y variada gente, escribe en mayúsculas y pierde velocidad para ganar en claridad. En cualquier caso, ninguna de esas situaciones es comparable a una situación de test, que es donde tiene sentido medir la velocidad.
 
Desde un enfoque puramente grafológico, es cierto que en la actualidad no tiene sentido la velocidad como género gráfico. Cuando Crépieux-Jamin organiza la clasificación, los sistemas de escribir, papel, pluma, tinta, soporte, no son los de hoy y entiendo que permiten de alguna manera llegar a conclusiones sobre la mayor rapidez de una escritura y su representación psicológica. Crépieux-Jamin calcula que la escritura rápida es signo de actividad, mente culta (pág. 99 de "Écriture et catactère", J. C-J) de inteligencia, de precipitación (pág. 125 op. cit.), tal vez porque piensa que el que escribe lento tiene más voluntad de resultar legible, o presta más atención al acto de escribir, o barrunta más sus ideas antes de plasmarlas sobre el papel. Pero en la actualidad es evidente que el criterio ha quedado obsoleto. Hoy en día, los bolígrafos, los rotuladores de fibra, incluso las plumas, permiten escribir kilómetros de trazo antes de consumirse, el entintamiento y su saturación dependen menos de la habilidad del amanuense, y la superficie del papel tiene diferente capacidad de absorción; todo esto facilitando que tan pronto se ha adquirido la melodía cinética la mano pueda alcanzar velocidades altas para todos los escribientes que no presenten trastornos específicos de la escritura. ¡Y qué decir si se escribe sobre una tableta que ofrece 0 (cero) resistencia al avance!
 
La Sociedad Francesa de Grafología ya hace 20 años que eliminó de la clasificación el género Velocidad y todas sus interpretaciones. Apoyándose además en resultados de investigación del Groupement de Graphologues Conseil de France (GGCF), en las que se comparó la velocidad de la escritura (letras/minuto) con test de inteligencia y de personalidad. Actualmente la vivacidad del gesto gráfico y sus correlatos psicológicos se analizan a través del Movimiento, como nuevo género gráfico, que incorpora una parte importante de la grafología alemana sobre el mismo, especialmente los trabajos de Heiss y del austriaco Hégar,  más los resultados de la investigación de Hélène de Gobineau y del GGCF. Las interpretaciones ya no se focalizan en la inteligencia, el pensamiento, ni la vivacidad mental, sino en el área de las motivaciones del que escribe. Y éstas, si, ya no emanan de si una escritura es lenta, rápida, precipitada, etc… sino de la eficacia del gesto gráfico en su conjunto, que como dice Juan se hace en base a diferentes velocidadades según se vaya hacia arriba, hacia abajo, hacia delante o hacia atrás o en diagonal, y que nos dan indicaciones y permiten inferencias para determinar hacia donde y con qué premura se orienta el sujeto que escribe.
 
Si pensamos la velocidad medida en términos de letras/minuto en el área del Peritaje caligráfico, entiendo que es una medición que no podemos obviar. Si al redactar un cuerpo de escritura un sujeto que no tiene ninguna afección neuropsicológica, que tiene estudios medios o superiores y/o práctica profesional que le obligue a escribir, no alcanza los mínimos de letras por minuto baremados según Dorcet y Ponselet para los estudios de Bachillerato, tenemos una evidencia científica de que en vez de escribir, el sujeto está dibujando la escritura. O sea, lo que nos muestra no es su melodía cinética sino una caligrafía mejor o peor hecha que no proviene de su gesto gráfico automatizado, lo que resta credibilidad a la muestra gráfica que nos presenta para la comparación.
 
Y ya termino, y perdón por la longitud de mi intervención, si nos ceñimos al campo de la Pedagogía, entiendo que la enseñanza de la escritura a mano tiene como finalidad que el aprendiz alcance la suficiente velocidad para trasladar sobre el papel la mayor cantidad de información en el menor tiempo posible, sin perder legibilidad. De manera que tener una herramienta de medición de la eficiencia de la enseñanza de la escritura es algo bueno y que no podemos desdeñar.
 
Y si es cierto que las tecnologías de la información y la comunicación dan servicio y faciltan plasmar esas ideas, a veces a mayor velocidad que la mano, también lo es que hoy por hoy la escritura a mano es una herramienta humana imprescindible, y conviene adquirirla de la mejor y más rápida manera posible.
 
Miles de saludos a todos.
Amparo Botella

AMPARO BOTELLA DE FIGUEROA
Psicóloga, Grafóloga, Perito Caligrafo, Formadora,
Asesora y Especialista en el área vocacional y RRHH
Presidencia: Círculo Hispano Francés de Grafología, CHFG
--
sencillezyorden.es/users/amparo-botella/favorites