DISCUSIÓN ABIERTA [Foro] Foros NOTAS DE PRENSA Síndrome de Burnout – ¡Estoy quemado! Respuesta a: Síndrome de Burnout – ¡Estoy quemado!

PsicoActivaPsicoActiva
Participante
Número de entradas: 89
Falta añadir lo que es el estrés básicamente:
 
El Estrés es la consecuencia de la adaptación de nuestro organismo y nuestra mente a los cambios. En términos más científicos, es la reacción fisiológica, psicológica y de comportamiento de un individuo que se esfuerza por amoldarse a las presiones tanto internas como externas y por adaptarse a las mismas.
 
Existen cuatro posibles formas de enfocar el estrés: como estímulo o algo presente en el medio ambiente; como forma de evaluar ese ambiente; como respuesta a las condiciones ambientales; como una adaptación o algún modo de interaccionar entre las exigencias ambientales y la capacidad que tienen el individuo de adaptarse a ellas (Travers y Cooper, 1997).
 
Los síntomas más evidentes cuando nos sentimos amenazados o estresados son: Las pupilas se agrandan para mejorar la visión; el oído se agudiza; los músculos se tensan para responder al desafío; la sangre es bombeada al cerebro para aumentar la llegada de oxigeno a las células y favorecer los procesos mentales; las frecuencias cardíaca y respiratoria aumentan; la sangre se desvía preferentemente hacia la cabeza y el tronco, a las extremidades; las manos y los pies, se perciben fríos y sudorosos.
 
Sin la presencia de ciertos niveles de estrés, el sujeto caería en un estado de apatía y aburrimiento, su motivación disminuiría y su cuerpo carecería de sensaciones, por lo tanto, también hay un estrés bueno.
 
Podemos representar el estrés como la tensión necesaria de las cuerdas de una guitarra; si están flojas, el sonido será desastroso, si se tensan demasiado se corre el riesgo de reventarlas. El secreto consiste en darles la tensión correcta, esto es, afinarlas de manera que produzcan sonidos melodiosos. (Cornejo, 1993).
 
Si el organismo no libera las tensiones producidas por el estrés durante la fase de reconocimiento y consideración de la amenaza, el estrés se transforma en una reacción prolongada e intensa y se entra en un estado de estrés crónico que puede desencadenar serios problemas físicos y psicológicos.
 
El estrés crónico suele manifestarse a través de una serie de reacciones que van desde la fatiga prolongada y agotamiento, hasta dolores de cabeza, gastritis, úlceras, etc., Cuando uno se siente estresado y añade aun más estrés, los centros reguladores del cerebro tienden a hiperreaccionar, ocasionando desgaste físico, crisis del llanto, y potencialmente depresión.
 
El estrés crónico puede producir: aumento de la susceptibilidad a los resfríos y otras enfermedades virales; riesgo de problemas cardiacos, presión arterial alta, diabetes, asma, ulceras, colitis y cáncer; aumento del azúcar en la sangre; colesterol alto y liberación de ácidos grasos en la sangre; aumento de los niveles de corticoides; disminución del riego sanguíneo periférico, disminución del sistema digestivo, alteraciones del apetito y del sueño.
 
Con frecuencia el estrés se asocia a trastornos psicológicos como la ansiedad y la depresión.También produce una incapacidad para tomar decisiones, sensación de confusión, incapacidad para concentrarse, dificultad para dirigir la atención, desorientación, olvidos frecuentes, bloqueos mentales, trastornos emocionales y del comportamiento entre otros.
 

PsicoActiva | Mujer Hoy
@psicoactiva.com

@radiosapiens.es/category/psicologia-y-bienestar-emocional
@sencillezyorden.es/usuarios/marta-gueri/favoritos/

LIBRO ESTRELLA:
@sencillezyorden.es/libros-estrella/el-gran-libro-de-la-grafologia