DISCUSIÓN ABIERTA [Foro] Foros DISCUSIÓN ABIERTA [Foro] Dopamina y Serotonina en la escritura…. Respuesta a: Dopamina y Serotonina en la escritura….

PsicoActivaPsicoActiva
Participante
Número de entradas: 89
 
Dopamina:
 
Los elevados niveles de dopamina en el cerebro, especialmente la corteza prefrontal, ayuda en la mejora de la memoria de trabajo. Sin embargo, esto es un equilibrio delicado, ya que los niveles tanto aumentan como se reducen a niveles anormales, por lo que la memoria acaba sufriendo.
 
La dopamina ayuda a la concentración y la atención. La dopamina ayuda a enfocar la visión, y esto a su vez ayuda a dirigir mejor la atención. La dopamina también parece ser la responsable de determinar lo que se queda en nuestra memoria a corto plazo según la información recibida. Se cree que las concentraciones reducidas de dopamina en la corteza prefrontal contribuye al desorden de déficit de atención TDAH.
 
La dopamina controla el flujo de información de los lóbulos frontales del cerebro y también de otras áreas. Los trastornos de la dopamina en esta región llevan a la disminución en las funciones neurocognitivas, especialmente la memoria, la atención y resolución de problemas.
 
Los receptores dopaminérgicos D1 y receptores D4 son responsables de la mejora de los procesos cognitivos. Algunos de los medicamentos antipsicóticos utilizados en trastornos como la esquizofrenia actúan como antagonistas de la dopamina. Los llamados antipsicóticos “típicos” actúan con mayor frecuencia en los receptores D2, mientras que los fármacos atípicos también actúan sobre los receptores D1, D3 y D4
 
Se ha podido observar que las personas con una densidad menor de receptores D2 de dopamina a nivel talámico son más creativas.
 
Una de las funciones del tálamo es filtrar los estímulos procedentes de la corteza cerebral. Al parecer una menor cantidad de receptores facilitaría las conexiones neuronales que nos permiten asociar conceptos de una forma más eficiente, mejorando así la creatividad.
 
La sociabilidad se encuentra también muy ligada a la neurotransmisión de dopamina. Una baja captación y unión de la D2 de la dopamina con frecuencia se encuentra en personas con ansiedad social o fobia social.
 
Se cree que algunas de las características negativas de la esquizofrenia (retraimiento social, apatía, anhedonia) pueden estar relacionadas con bajos niveles de dopamina en ciertas áreas del cerebro.
 
Por otro lado, las personas con trastorno bipolar en los estados maníacos se convierten en hipersociales, así como hipersexuales. Esto se atribuye a un aumento de la dopamina. Los estados maníacos se pueden reducir con bloqueantes de la dopamina como los antipsicóticos.
 
La dopamina es el principal inhibidor neuroendocrino de la secreción de prolactina de la glándula pituitaria anterior. La dopamina producida por las neuronas en el núcleo arqueado del hipotálamo se libera en los vasos sanguíneos hipotálamo-hipofisario de la eminencia media, que abastecen a la glándula pituitaria. Este actúa sobre las células que producen la prolactina. Estas células pueden producir prolactina en ausencia de dopamina. La dopamina es la hormona inhibidora de la prolactina (PIH), o prolactostatina.
 
La cocaína y las anfetaminas inhiben la recaptación de la dopamina.
 
La cocaína es un bloqueador de transportador de dopamina que inhibe competitivamente la captación de dopamina para aumentar su presencia en los receptores.
 
La anfetamina aumenta la concentración de dopamina en el espacio sináptico, pero a través de un mecanismo diferente. Las anfetaminas son similares en estructura a la dopamina, y así pueden entrar en la neurona presináptica a través de sus transportadores de dopamina. Las anfetaminas fuerzan a las moléculas de dopamina a salir fuera de sus vesículas de almacenamiento. Al aumentar la presencia de dopamina en el espacio sináptico, se produce un aumento de los sentimientos placenteros y finalmente a la adicción.
 

 
Serotonina:
 
 
Las funciones de la serotonina son un tanto difíciles de explicar y aislar, porque, como bien sabes, la evolución es sabia y, cuando encuentra algo que funciona, lo reutiliza de varias formas distintas para sacarle el máximo partido posible.
 
Es por ello que la serotonina, hasta donde se conoce hoy, tiene una gran cantidad de funciones, entre las que se destacan las siguientes:
 
En primer lugar, es un regulador del apetito, siendo la molécula que permite al cuerpo tener la sensación de saciedad que hace parar de comer. Además, permite equilibrar el deseo sexual, la temperatura, y varias funciones cognitivas.
 
En segundo lugar, cuando actúa junto a la dopamina y la noradrenalina, sirve para regular todo lo que tiene que ver con la angustia, el miedo, la agresividad y la ansiedad, además de algunos problemas alimenticios.
 
Así que, sí, hay muchos estados de salud emocional que están relacionados directamente con la falta de serotonina. Depresión e irritabilidad, por ejemplo, pueden indicar que te iría bien aumentar serotonina en tu cuerpo.
 
Y, en tercer lugar, sirve para intervenir en todo lo que tiene que ver con la densidad ósea, lo cual puede parecer poco relacionado con lo anterior. Y, es cierto, guarda poca relación. Sin embargo, se ha demostrado que los pacientes que toman medicación para bloquear la serotonina, sufren más a menudo enfermedades como la osteoporosis.
 
Marta Guerri
Psicóloga y Directora:

PsicoActiva | Mujer Hoy
@psicoactiva.com

@radiosapiens.es/category/psicologia-y-bienestar-emocional
@sencillezyorden.es/usuarios/marta-gueri/favoritos/

LIBRO ESTRELLA:
@sencillezyorden.es/libros-estrella/el-gran-libro-de-la-grafologia