DISCUSIÓN ABIERTA [Foro] Foros NOTAS DE PRENSA El exceso de control

Etiquetado: ,

Mostrando 0 respuestas a los debates
  • Autor
    Entradas
    • Fernando Pérez del RíoFernando Pérez del Río
      Participante
      Número de entradas: 47
      Nadie suele tener problemas por amar mucho, incluso por amar demasiado; como decía Silvio Rodríguez: «Mi amor no precisa fronteras; como la primavera, no prefiere jardín.» Sin embargo, una persona sí puede tener problemas por controlar mucho a otra, sabemos que tanto la falta de control como su exceso generan toda una retahíla de consecuencias y sinsabores; sabemos que en las parejas el exceso de control puede ser más que negativo, pero hete aquí que lo que no se suele saber es que el controlador muestra cobarde su miedo, su inseguridad. Suele ser el miedo el que hace controlar y, en paralelo a ese control, surgen la ira y los enfados, pues ante la amenaza de perder ese «algo» supuestamente tan valioso, el controlador, con tal de no perder, puede llegar a ridiculizar, acusar, maltratar, mentir y, sobre todo, manipular. Esa misma necesidad de control les hace finalmente no cambiar y enrocarse bajo diferentes mascaradas y justificaciones: la responsabilidad, la formación, los objetivos nobles, el dinero. Decía Foucault (1999) que todas las teorías de la libertad pueden convertirse con el tiempo en opresoras. Lo que surge como innovador puede instituirse, al cabo de los años de un cierto triunfo, como saber acabado, convirtiéndose en la verdad, y ya solo se busca la conservación del status quo. Las personas controladoras suelen carecer de una adecuada expresividad emocional, todos conocemos a alguna familia estricta, fría, carente de gracia, que en la posición de amos se dedican a adormecer el discurso y los deseos de sus hijos. Y como posible consecuencia, bien podríamos hablar de jóvenes apáticos identificados con plumas ajenas, o finalmente hijos que a los 18 años corren a escaparse de casa escogiendo el grado universitario que casualmente no puede cursarse en el domicilio familiar, o finalmente deciden irse de Erasmus o se acogen a cualquiera de las múltiples formas de evitación que existen. El psicólogo social Aronson decía que un pueblo desesperanzado es un pueblo apático. Los ugandeses, bajo la tiránica, represiva y caprichosamente violenta dictadura de Idi Amin, ni siquiera soñaban con mejorar sus condiciones de vida o con rebelarse contra el dominio de este. Las personas se pueden volver de lo más apáticas. Según el profesor Tizón (2015), el miedo nos puede impedir visionarlo, nos cierra incluso la capacidad no solo de actuar, sino de imaginarlo. En cuanto a las empresas, el exceso de control lleva a la falta de originalidad, a la inflexibilidad, y se llega a pensar que las felicitaciones debilitan al trabajador. No es de extrañar que la estrategia retórica de la rigidez afee el gesto, destierre el humor y polarice las opiniones entre la sumisión y la rebeldía. Pero lo que suele estar en juego no es tanto el control al trabajador, es el miedo del jefe a perder su puesto. De vez en cuando tenemos que recordar la frase que Camus escribiera en El hombre rebelde: «yo me rebelo, luego somos.»
       
      Fernando Pérez del Río

      FERNANDO PÉREZ DEL RÍO
      Dr. en Psicología | Consulta privada de psicología
      Profesor de la Universidad de Burgos
      www.burgospsicologia.es
      -

      www.radiosapiens.es/podcast/burgos-psicologia/
      www.sencillezyorden.es/usuarios/fernando-perez/favoritos/
      www.elcorreodeburgos.com/autores/fernando-perez-del-rio_23.html
      -

      LIBROS ESTRELLA:
      www.sencillezyorden.es/libros-estrella/escuela-de-padres/
      www.sencillezyorden.es/libros-estrella/drogodependencias-y-sexualidad/

Mostrando 0 respuestas a los debates
Respuesta a: El exceso de control

You can use BBCodes to format your content.
Your account can't use Advanced BBCodes, they will be stripped before saving.

Tu información: